Judges Gavel And Syringe On Brown Wooden Background Close-up

El abogado Kevin Miguel Rivera, quien preside la Coalición Mundial Contra la Pena de Muerte, expresó que existe la expectativa de que el gobierno federal elimine la pena de muerte, tal como lo prometió en la campaña el ahora presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

Recordó que hay ya varios proyectos en el Congreso que proponen abolir la pena capital.

“Hay muchos delitos que pueden ser compatibles con la pena de muerte bajo la ley actual y hubo un tiempo en que la modalidad para presentar los casos de pena de muerte era solamente carjacking con muerte. Lo que hemos tenido al momento es una notificación de que este caso (el del boxeador Félix Verdejo) es elegible para pena de muerte. No tenemos todavía una certificación”, indicó Rivera.

Varios protocolos

La certificación en casos como el de Verdejo tendría que llegar del Departamento de Justicia federal.

“Ahora comienza un proceso. Esto lo tienen que llevar ante un comité en el Departamento de Justicia de Estados Unidos que va a evaluar el caso para ver si continúan el caso como uno de pena de muerte”, explicó.

“Tienen la obligación de notificar que es un caso de pena de muerte porque se activan un montón de protocolos que no se activan en casos normales y eso hace que los casos sean más largos y más costosos. Llevar ese caso como uno de pena de muerte frena un poco la velocidad que llevaba”, agregó.

Verdejo se entregó el domingo en la noche a las autoridades federales, quienes lo acusaron de secuestro y carjacking resultante en la muerte de Keishla Marlen Rodríguez.

La Coalición Mundial Contra la Pena de Muerte es una organización internacional que agrupa organizaciones cuyo fin común es eliminar la pena de muerte como sentencia. Rivera es el presidente de la organización hasta el mes de junio.

En Puerto Rico la Fiscalía federal ha presentado la pena de muerte como sentencia en varios casos, pero hasta el momento no han logrado una convicción a la pena capital en la Isla.

“Ciertamente aquí hubo un tiempo que había casi un empeño en lograr un jurado que aplicara la pena de muerte, lo cual para nosotros es totalmente contradictorio que continuemos diciendo que estamos luchando por salvar vidas en las calles, pero el mismo sistema judicial pretende asesinar otra persona más”, sentenció Rivera.

La Constitución

La Sección 7 de la Constitución de Puerto Rico establece claramente que no existirá en la Isla la pena de muerte, pero aplica en la Isla por ley federal.

“Se reconoce como derecho fundamental del ser humano el derecho a la vida, a la libertad y al disfrute de la propiedad. No existirá la pena de muerte. Ninguna persona será privada de su libertad o propiedad sin debido proceso de ley, ni se negará a persona alguna en Puerto Rico la igual protección de las leyes. No se aprobarán leyes que menoscaben las obligaciones contractuales. Las leyes determinarán un mínimo de propiedad y pertenencias no sujetas a embargo”, indica esta sección.

Rivera reconoció que las leyes de cada estado son parte de la evaluación que hace Justicia federal a la hora de certificar un caso de pena de muerte.

Para Carlos I. Gorrín Peralta, profesor de derecho constitucional en la Escuela de Derecho de la Universidad Interamericana, la primera tarea de Fiscalía federal será probar que se configuraron los delitos que les permiten asumir la jurisdicción del caso.

“Esa es la primera tarea: probar que se cometieron esos delitos que ameritan o pueden conllevar la pena capital por ley federal. Si se determina que se incurrió en eso, entonces no hay nada que el gobierno (local) pueda hacer para evitar que un jurado imponga la pena capital”, explicó el profesor. “Aquí a la gente no le gusta la pena capital. Este caso es terrible con lo que ocurrió y hay una preocupación cada vez más grande de la violencia contra la mujer”, resaltó.

Gorrín Peralta destacó que Estados Unidos es uno de los pocos países que todavía impone la pena capital como sentencia. “Es un castigo terrible que en casi todos los países civilizados han proscrito”, declaró. “La pena capital está en entredicho y es un castigo terrible”, acotó.