José Juan Reyes

El ayudante general de la Guardia Nacional de Puerto Rico (GNPR), José Juan Reyes, rechazó hoy que la determinación tomada por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), para que no administren más vacunas contra el covid-19 manche el trabajo que ha realizado el organismo militar durante la emergencia provocada por la pandemia del coronavirus.

“Para nada es interpretada como una mancha. La GNPR vacunó sobre 650,000 personas efectivamente, ha distribuido todas las vacunas y ha establecido medidas de salubridad en los aeropuertos que colocan a Puerto Rico en una posición ventajosa con un 83% de la vacunación totalmente vacunada y un 92% en primeras dosis. Estamos bien satisfechos con el trabajo realizado”, dijo Reyes.

Ayer trascendió que los CDC ordenaron a la GNPR que no deben administrar más vacunas contra el covid-19 y devolver las que tengan almacenadas. La orden del CDC llega en respuesta a la información de que un centro de vacunación operado por la Guardia Nacional vacunó menores de 12 años cuando las vacunas contra el covid-19 todavía no estaban indicadas para esta población.

“Una vez se identificó esa falla en ese centro de vacunación de Caguas donde se vacunaron 74 niños que todavía no habían cumplido los 12 años. Algunos de ellos lo que le faltaban era días o semanas. Se tomaron varias medidas correctivas como parte de la respuesta, se paralizó la vacunación de niños de 12 años en ese momento no solo en Caguas, sino en los otros centros de vacunación y nos concentramos en la población de 18 años o más”, agregó en un aparte con periodistas en el Capitolio.

El militar aseguró que “readiestró el personal" para asegurarse de que ese “error humano o de interpretación de directrices” no se volviera a cometer. En un momento dado, en medio de esta emergencia del coronavirus, la GNPR tuvo activos sobre 1,000 y se redujo a 500.

Evalúa reconsideración

Asimismo, Reyes dijo que se podría solicitar una reconsideración de la decisión de los CDC para continuar al frente de la distribución de las vacunas. “(La reconsideración es) con la parte de distribución de vacunas y no (con la parte de vacunación). La Guardia Nacional tenía un permiso aprobado, que era uno temporero desde diciembre 15 del año pasado y la vigencia era hasta mañana 9 de diciembre. La vacunación que estaba haciendo la GNPR en las últimas semanas ya era más limitada: con personas encamadas, terceras dosis y a hogares de envejecientes en terceras dosis”, mencionó.

“La carta que recibí del CDC son dos misiones, dos autorizaciones temporeras: lo de vacunación y la distribución de vacuna. En cuanto a la distribución, las conversaciones que he sostenido con la doctora Iris Cardona (de Salud) son porque vamos a esperar cuál es la decisión final del CDC de Atlanta. Estamos esperando la determinación de ellos para entonces discutir con el DS si hay una necesidad de continuar con esa misión. Si el DS entiende que hay una necesidad, pues entonces de requerirse una reconsideración, pues la vamos a someter”, explicó Reyes a insistencias de la prensa.

Reconoce retos

A preguntas de un periodista, Reyes no respondió categóricamente si con esta determinación se pone en riesgo la vacunación contra el covid-19 en Puerto Rico, en momentos en que el mundo entero está en alerta por la rápida propagación de la variante Ómicron. Sin embargo, reconoció que se deben enfrentar unos retos.

“Creo que hay una serie de retos cuando hay una transición de funciones. Tenemos que asegurarnos que no se caiga la bola en ningún sitio y que no se afecte el pueblo de Puerto Rico. Aquí lo más importante es la vacunación del pueblo de Puerto Rico. Lo hemos hecho bien, estamos número uno en la nación y hay que continuar porque esta emergencia no ha acabado”, mencionó.

De hecho, Reyes considera que la clave en todo este proceso es la logística de distribución. Dijo que trabaja precisamente con el Departamento de Salud en ese aspecto. Añadió que, si el Departamento de Salud y los CDC entienden que no se requieren los servicios de la Guardia Nacional en cuanto a la distribución de las vacunas, pues se hará una transición y el organismo militar apoyará en esa ejecución.

“Se ha estado trabajando un plan conjunto para poder subsanar esa situación en la espera de una decisión final del CDC en cuanto a la continuidad de esa misión para la Guardia Nacional o la no continuidad de esa misión”, agregó Reyes. “Todavía no hemos sometido la reconsideración. Lo que hemos hablado con el Departamento de Salud es vamos a esperar qué es lo que le dice el CDC al Departamento de Salud”.

¿Cuál es la misión actual de la GNPR?

Asimismo, Reyes explicó la misión actual que tenía la GNPR con relación al proceso de vacunación en Puerto Rico. “Tenemos tres misiones. Tenemos la misión de vacunación, que la Guardia Nacional ha vacunado sobre 650,000 personas en Puerto Rico, tenemos la misión de recibir, almacenar y distribuir las vacunas en Puerto Rico, lo cual se ha hecho durante todo este pasado año y tenemos una tercera misión, lo que son los cernimientos médicos en todos los aeropuertos de Puerto Rico”, sostuvo.

En cuanto al uso de las neveras especiales para almacenar las vacunas, que son fundamentales en el proceso de vacunación, Reyes mencionó que eso es parte de lo que se está trabajando con el Departamento de Salud. Actualmente, el organismo tiene 44 neveras. “Todavía las vacunas del Departamento de Salud que llegan a Puerto Rico las tiene (la GNPR) y (se mantienen) las 58 rutas de distribución”, indicó.

“Lo que estamos esperando es la continuidad. Si lo va a seguir haciendo la Guardia Nacional solamente o vamos a iniciar una transición de esta misión al Departamento de Salud, pero se está trabajando con el Departamento de Salud y ayer (martes) se ejecutó y hoy también se continúa ejecutando”, puntualizó Reyes.