lourdes ramos
Siento mucha lástima que el proceso para los empleados haya sido tan injusto y tan atropellante porque hay empleados asignados a oficinas que están cerradas. Lourdes Ramos representante

Incertidumbre, frustración, tristeza y desánimo son las palabras utilizadas por la representante novoprogresista Lourdes Ramos y el representante popular Eladio “Layito” Cardona, ambos empleados de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), al cuestionar el proceso que se llevó a cabo con los trabajadores de la corporación afectados por la entrada de la empresa LUMA Energy para operar la transmisión y distribución del sistema eléctrico de la Isla.

Cardona, quien ejercía como ayudante de celador en AEE, ahora pasó a ser empleado del Departamento de Transportación y Obras Públicas (DTOP) en San Sebastián, local que según explicó lleva cerrado desde hace años. En tanto Ramos, quien trabajó en el área de construcción y mejoras, se enteró el pasado viernes de que ahora tendrá un puesto en el Departamento de Hacienda en la oficina de relaciones laborales.

Al ganar en las pasadas elecciones generales, ambos representantes sometieron a la AEE la certificación de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) con los resultados y una carta pidiendo su separación voluntaria de empleo y sueldo tras haberse convertido en funcionarios electos. Luego, la AEE expidió una certificación de que estos estarían fuera de la corporación hasta el 31 de diciembre de 2024. Es decir, si Ramos o Carrión pierden en las elecciones de 2024, tendrían el derecho de reinstalarse a sus puestos, que ahora estarán en DTOP y en Hacienda.

Apuntan a fallas en el proceso

“Me están llamando la gente de mi distrito con problemas de la AEE, pero quién va a arreglar eso si no hay empleados, ni hay nada. Entonces, viene LUMA mañana (hoy) a hacer un ‘show’, pero no tienen el personal, no conocen el sistema y los poquitos empleados que pasaron para LUMA no van a poder con el empuje. Aquí con el problema que hay de falta de servicio en Puerto Rico, había que contratar alrededor de 3,000 a 4,000 empleados adicionales entre celadores y podadores para meternos en los montes que es donde está el problema porque los palos están metidos en las líneas”, expresó Cardona a EL VOCERO.

Explicó que su mayor preocupación es que la carta - donde se le notificó que pasaría al DTOP - establece que si no se reporta a su nuevo lugar de trabajo entre el 1 al 5 de junio, quedaba despedido del gobierno. Para esto, según detalló, inició conversaciones con La Fortaleza para que atiendan su caso. 

eladio
A mí me dieron la carta para el DTOP de San Sebastián que eso lleva seis años cerrado. Eladio “Layito” Cardona representante 

“A mí me dieron la carta para el DTOP de San Sebastián que eso lleva seis años cerrado. El gobernador Pedro Pierluisi y la Oficina de Administración y Transformación de los Recursos Humanos (Oatrh) hicieron eso a lo loco, sin ninguna estructura y sin saber si los empleados iban a estar bien”, expresó.

Dijo que percibió a sus excompañeros en la AEE “decepcionados” y los describió como “servidores públicos de excelencia”. “Al verse en esa encrucijada, que algunos los enviaron para la Autoridad de Edificios Públicos en Mayagüez y en Aguadilla, se sienten sin deseos y sin ánimos porque llevan años en la AEE, pero de la noche a la mañana los cambiaron para otra agencia”, expuso.

En entrevista por separado, Ramos explicó que el pasado viernes recibió una llamada en la que le notificaron que ahora será empleada de Hacienda y entre lágrimas planteó que le preocupa que no se honre su aportación al Sistema de Retiro de la AEE.

“No tengo la carta de movilidad, pero recibí una comunicación por teléfono. A mí no me pueden decir que el 1 de junio me reporte a Hacienda porque aparezco en nómina de la Cámara. Siento mucha lástima que el proceso para los empleados haya sido tan injusto y tan atropellante porque hay empleados asignados a oficinas que están cerradas. Eso no se hace ni conmigo ni con nadie”, dijo. 

Igualmente, señaló que el contrato entre AEE y LUMA Energy no es cónsono con las leyes que dieron paso a la privatización del sistema. “Tengo que decir que la ley fue muy bien realizada y el problema está en que el contrato no contiene las mismas cosas que dice la ley. Eso es lo que provoca la incertidumbre entre los empleados. El proceso de comunicarle a los empleados debió haber sido de frente, aunque el empleado no pidiera cambio, se debió orientar. Eso les tocaba a ellos, pero no pasó nada”, afirmó.

“Es como si te desahuciaran de tu hogar. Creo que se puede hacer todo lo que en la ley está, pero el respeto al ser humano y a los empleados debió ir sobre cualquier consideración”, abundó.

Precisamente, la novoprogresista presentó un recurso de mandamus la semana pasada ante el Tribunal de Primera Instancia de San Juan para que se le honre su retiro porque, supuestamente, se lo negaron al convertirse en representante. Este pleito, sin embargo, no es nuevo, ya que lleva ocho años abogando para acogerse al retiro.

Periodista destacada en la Legislatura de Puerto Rico.