Josué Colon

La mayoría de las interrupciones en el servicio de energía eléctrica que están ocurriendo en el país no se deben a fallas en las plantas generatrices, sino a averías relacionadas con el sistema de transmisión y distribución. 

Así lo aseguró hoy el director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), Josué Colón Ortiz, durante una vista pública de la Comisión de Desarrollo Económico, Planificación, Telecomunicaciones, Alianzas Público-Privadas y Energía de la Cámara de Representantes, presidida por el legislador del Partido Popular Democrático (PPD), Luis Raúl Torres Cruz.

“La mayoría de las interrupciones que ocurren en Puerto Rico antes y después del 1 de junio se deben mayormente a averías y condiciones que ocurren en el sistema de transmisión y distribución y la mayoría de esas interrupciones se deben a la interferencia de la vegetación o contacto de la vegetación con las líneas eléctricas y superan el 80%”, sostuvo Colón Ortiz a preguntas del representante independentista Denis Márquez Lebrón.

Desde el 1 de junio la compañía LUMA Energy administra el sistema de transmisión y distribución de energía. El contrato es a un término de 15 años y $1,500 millones. 

“Eso no tenía nada que ver con la generación. Para ser más exacto, desde la noche del 30 de septiembre, desde ese momento hasta el día de hoy solo ha ocurrido una interrupción de servicio por deficiencias de generación que interrumpió el servicio a cerca de 15 mil clientes el viernes pasado, fue por quince minutos y se pudo restablecer a toda la clientela”, mencionó.

Las declaraciones de Colón Ortiz surgen a solo horas de que se realice la marcha denominada “Todo Puerto Rico contra LUMA”, que surgió a través de las redes sociales y está siendo convocada para mañana a las 5:00 p.m. en el expreso Las Américas, en San Juan.

Falta de mantenimiento en plantas

Asimismo, Colón Ortiz presentó un tétrico panorama y dijo que encontró que algunas de las unidades generatrices y plantas generadoras no recibían mantenimiento rutinario desde 2008 y 2009, un problema que atribuyó a la falta de liquidez en la corporación pública.

“Este programa de conservación indica que las unidades no recibieron el mantenimiento en el tiempo recomendado con las mejores prácticas… Sin embargo, debo añadir a esa situación que es real y que está plasmada aquí que la AEE -y no estoy diciendo si es razón suficiente- desde el 2014 ha tenido una falta de liquidez y de recursos inmensas”, dijo Colón Ortiz.

Cuestionado sobre si entiende que ha habido negligencia gerencial en cuanto al mantenimiento de las plantas generatrices, Colón Ortiz respondió: “No le puedo contestar. En este momento, lo que yo encontré en las centrales generatrices y en el sistema de generación para mí no es aceptable”.

“La manera y la condición en la que están las unidades al momento de mi llegada es uno que no cumplen con los estándares, no cumple con lo que yo hice por 25 años en la corporación, en varias administraciones”, mencionó Colón Ortiz, a preguntas del representante Torres Cruz.

El director ejecutivo de la AEE afirmó que la declaración de emergencia aprobada el viernes pasado por la Junta de Gobierno de la AEE, que básicamente acelera términos dentro de la corporación pública para la compra de bienes y servicios, no necesita aprobación del Negociado de Energía de Puerto Rico (NEPR).

Sin embargo, dijo que para cumplir con el plan de emergencia se necesitan $225 millones, de los cuales $170 millones serían para poner en condiciones a las unidades generatrices y $55 millones para el área de las turbinas de combustión.

“¿De dónde salen los $235 millones? ¿Un posible aumento?”, preguntó Torres Cruz. “Correcto”, contestó Colón Ortiz. “La premisa de que si entendemos que con el presupuesto no es suficiente es que tenemos que ir al NEPR para que, si modifican el presupuesto de la AEE, que lo autoricen”, respondió.

“Lo que he dicho es que luego que nosotros internamente verificamos los fondos que están disponibles en el presupuesto actual de la AEE (cerca de $400 millones) estamos mirando si internamente podemos hacer algún tipo de reasignación. Una vez lo identifiquemos pasamos a los pasos mandatados por la ley que es ir al NEPR a la junta, según corresponda para hacer los cambios en el presupuesto que tenemos. Si el análisis concluye que no podemos redistribuir los fondos porque afectamos otras áreas de la AEE y los fondos ($106 millones de mantenimiento) no son suficientes, pues también estamos en conversaciones para ir a los foros correspondientes y solicitar recursos adicionales”, sostuvo.