Juan Salgado

Juan Salgado, miembro del Task Force

El ginecólogo Juan Salgado, miembro del ‘Task Force’ médico, defendió esta mañana el rol del grupo Ejecutivo que asesora a la gobernadora Wanda Vázquez en el tema del Covid-19 y lo distanció de los procesos de compra que se efectúan en el Departamento de Salud.

Salgado se mostró a la defensiva durante su testimonio a los miembros de la Comisión de Salud de la Cámara de Representantes, aunque explicó que esa no era su intención. Negó además que el grupo haya impartido instrucciones para comprar el millón de pruebas a la empresa Apex General Contractors a un costo de $38 millones y aceptó que Mabel Cabeza, figura cercana al exsecretario de Salud Rafael Rodríguez, fungía como el enlace entre el ‘task force’ y La Fortaleza.

“Toda la parte de burocracia administrativa y de compra era el Departamento de Salud. Nosotros no nos podemos adentrar en eso porque nuestra aportación es meramente científica”, dijo el galeno a preguntas del presidente de la comisión camera, Juan Oscar Morales.

Negó que haya existido algún trato preferencial para Apex u otras compañías que se han acercado a la agencia para la venta de equipos de protección y pruebas de coronavirus.“A todos nos llegaban mensajes. Al general José Reyes (comisionado del Negoacido de Manejo de Emergencias y Administración de Desastres y todos los que estaban allí decían que había hand sanitizer. Se transmitía para adelante y a nadie se le daba trato preferencial”, sostuvo Salgado.

Insistió en que el grupo recomendó la adquisición de un millón de pruebas, pero no específicamente a Apex. “Es que no podemos adjudicar porque no está en nuestras funciones como task force señor presidente”, afirmó. Negó que se le haya presentado la cotización con la empresa durante una reunión el 26 de marzo en el Centro de Operaciones de Emergencia (COE).

Salgado fue confrontado con un sonido en el que Adil Rosa, exsecretaria auxiliar de Administración de Salud, señala que el deber del grupo era hacer recomendaciones, pero que en realidad los médicos impartían instrucciones.

“Ella puede decir lo que deseé”, respondió Salgado, quien luego se negó a responder si Rosa mentía.

“Se recomendó que había que comprar el millón de pruebas y ella (Rosa) cuando llegó allí dijo que la compañía las podía proveer”, agregó. Señaló que luego de la recomendación del task force se tenía que producir una consulta con el Departamento de Salud.

Sostuvo que la entonces secretaria interina de Salud, Concepción Quiñones de Longo, no participó de la reunión del 26 de marzo en el COE donde se determinó hacer la compra. Indicó que Quiñones de Longo ya no se encontraba en el cargo para ese entonces.

El nombre de Salgado quedó retratado en un mensaje de texto en el que Rosa le expresa que hay que "cubrirnos por todas partes". El testigo se negó a responder a los legisladores sobre qué aspectos había que protegerse.

"Le debieron haber preguntado a ella (a Rosa)", dijo. 

La vista continúa con el interrogatorio de los legisladores de minoría y de mayoría. El testimonio de Salgado se ha extendido por más de cinco horas. 

Periodista destacada en la Legislatura de Puerto Rico.