Natalie Jaresko

Natalie Jaresko, directora ejecutiva de la Junta de Control Fiscal, dijo que durante los pasados cuatro años el ente regulador ha trabajado y recomendado una serie de reformas fiscales necesarias para la sustentabilidad del gobierno.

Tras el atraso en las papeletas que ocasionó la suspensión de las primarias para el próximo domingo, la Junta de Control Fiscal se defendió diciendo que la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) contaba con los fondos necesarios para que el proceso electoral funcionara perfectamente. 

"Este no es un problema de falta de fondos. Los fondos para los materiales de votación se aprobaron el pasado 16 de marzo. La junta aprobó todas las solicitudes de fondos de la Comisión Estatal de Elecciones que incluían la información requerida, incluyendo las cotizaciones de los proveedores", señaló el ente mediante declaraciones escritas. 

El organismo regulador indicó que los escollos experimentados a lo largo del día se deben a la ineficiencia de la agencia. "Las interrupciones de hoy son el resultado de una organización ineficiente en una agencia que hace solo dos semanas tuvo inconvenientes para conseguir la impresión de las papeletas de una elección que originalmente se llevaría a cabo el pasado 7 de junio", agregó el ente. 

La junta fiscal detalló que la CEE tiene una autorización presupuestaria para gastos de $42.6 millones en el presupuesto actual, que incluye $9 millones del año fiscal pasado 2020 que no se gastaron. Para el pasado presupuesto, contaron con $36.5 millones. 

"La junta se ha asegurado de que la Comisión Estatal de Elecciones tenga todos los recursos que necesita para garantizar unas elecciones seguras, y eficientes. Esta agencia tiene dinero suficiente y cuenta con más que el personal necesario para realizar la única tarea que le corresponde", puntualizó el ente fiscal. 

El organismo indicó, además, que Puerto Rico recibió $2,200 millones por parte del gobierno federal para gastos elegibles relacionados al coronavirus, que deberían estar disponibles para compensar cualquier costo relacionado con la gestión del proceso electoral durante la pandemia.

La junta puntualizó que la CEE tiene un personal permanente de 656 personas, "considerablemente más de lo que requiere la ley de Puerto Rico", por lo que condenan los atrasos en la repartición de las papeletas.