Electores continúan regresando a sus casas

Molestia y desinformación imperaba en el colegio ubicado en La Joya, en Ensenada.

GUÁNICA- Algunos prometieron que regresarían, otros no. Así se retiraban las personas a sus vehículos sin emitir hoy su voto, para esta primaria en el centro de votación ubicado en una cancha bajo techo, en el barrio La Joya de Ensenada, en Guánica.

En la entrada del centro de votación varias personas se enteraron del desfase de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE), que todavía a las 11:00 de la mañana no había entregado en el lugar una sola papeleta de votación.

“¿Y hasta qué hora tengo para votar hoy entonces?”, preguntó una fémina al enterarse del atraso.

A esto una funcionaria de colegio le indicó que las nuevas directrices de la CEE, estipulaban que tendría hasta las 7:00 de la noche de hoy para votar.

“Es que yo trabajo hoy”, contestó la mujer marchándose del lugar.

Según explicó Teresa Soto, directora de colegio por el Partido Popular Democrático (PPD), el retraso de papeletas, sumado a la pandemia y a la hilera de temblores que han sacudido el área suroeste, ponía en riesgo la participación de esta primaria.

“ Ya con los temblores y con el Covid-19, teníamos un reto para poder movilizar personas a votar. Y ahora que las personas llegan, tenemos que decirles que no pueden votar”, indicó con frustración Soto a EL VOCERO.

Funcionarios del PPD hacían un listado que sumaba casi 30 personas, donde apuntaban sus números telefónicos y les indicaban que les llamarían una vez llegaran las papeletas.

“El problema es que si llegan esas papeletas de repente la gente va a llegar y vamos a tener aglutinamiento”, indicó la directora de colegio.

EL VOCERO pudo constatar que la mayoría de las personas que llegaban al lugar eran personas de la tercera edad.

“Si todavía no han llegado esas papeletas que cancelen las primarias”, indicaron dos electores que no quisieron ser identificados.

Cabe destacar que en este municipio se habilitaron centros electorales alternos, ya que los sismos que estremecen la zona desde enero de este año, dejaron las escuelas inoperantes.