velero-guardia-costera.jpg

La Guardia Costera atiende una emergencia por un velero varado en la costa de Guayama tras lo que fue el paso de la tormenta Isaías por la Isla y en un caso en el que se podrían filtrar 105 galones de diésel del tanque de combustible de la embarcación.

El incidente se reportó después de que un vecino alertara a las autoridades sobre un fuerte olor a diésel en el área y un brillo ubicado dentro del casco del barco.

El “Grand Filou”, que puede contener hasta 105 galones de diésel en el tanque de combustible de la embarcación, quedó varado en Las Mareas de Guayama, durante el paso de la tormenta tropical Isaías.

Un equipo de respuesta de la División de Manejo de Incidentes del sector San Juan está respondiendo a la emergencia.

Sobre la tripulación del barco, la Guardia Costera no ha recibido ningún informe de nadie desaparecido.

“Los impactos marítimos de los barcos hundidos o varados tras la tormenta tropical Isaías han sido mínimos”, dijo el teniente comandante. Alberto Martínez, jefe de la División de Gestión de Incidentes del Sector San Juan.

Recordó que “además de la búsqueda y el rescate marítimo y la reapertura de puertos y vías navegables después de una tormenta tropical, uno de los objetivos principales de la Guardia Costera es identificar y responder a cualquier incidente de contaminación que pueda amenazar el ambiente prístino de las aguas costeras en Puerto Rico y las Islas Vírgenes de los Estados Unidos “.