servicio postal en Guaynabo

Cientos de paquetes han dormido a la intemperie, se han mojado y sobre todo no han sido procesados por el personal del servicio postal (USPS, por sus siglas en inglés) del correo en el pueblo de Guaynabo.

Decenas de quejas en las redes sociales han puesto en la palestra pública el caos que impera en las instalaciones externas del correo postal. Las imágenes difundidas muestran los innumerables paquetes, cartas y sobres que esperan a ser procesados y entregados a sus destinatarios.

Preocupados los clientes del USPS de Guaynabo

En entrevista con EL VOCERO, Cristina Serrano aseguró que recibió varios paquetes atrasados y en pésimas condiciones. Incluso, expresó que uno de sus pedidos se le fue entregado mojado.

“Tengo una ‘waflera’ que no me ha llegado. Tengo el paquete que me llegó super enchumbao por dentro. La bolsita plástica de adentro (del paquete) de burbujitas llegó mojado”, expresó la residente de Guaynabo.

Serrano sostuvo que sigue esperando la entrega de una mercancía que le llegó hace una semana, de acuerdo con el sistema de rastreo de paquetes de USPS. La ciudadana sostuvo que se trata de unos artículos electrónicos, por lo que le preocupa que se dañen si es que han corrido con la mala suerte de las cientos de órdenes que están a las afuera del edificio postal.

Otro ciudadano, Javier Olivera, de 25 años, también indicó a este medio que se ha visto afectado por el mal servicio del correo postal, enfrentándose a la tardanza de la entrega de sus paquetes. De acuerdo con el joven, el personal del servicio postal del pueblo de Guaynabo le ha manifestado que han estado atrasado en las entregas o que no han podido procesar los mismos.

“Lo mío es electrónico. Son piezas de computadoras que yo me he fajado para poder comprarlas, y que se me dañen así porque ellos no han podido meter las cajas pa’ adentro. ¡Y que se mojen! Mano, está brutal”, exclamó.

Falta de personal agrava la situación

De acuerdo con Angieliz Colondres, vicepresidenta de la unión Amercian Postal Workers, el problema ocurrido en la oficina de correo en Guaynabo es el reflejo de otras que corren con la misma suerte.

Indicó que una situación similar la viven los residentes de pueblos como Caguas, Carolina y Bayamón, pues la falta de personal no les permite manejar el alto volumen de paquetes que llegan a la Isla. Colondres sostuvo que el recibo de correspondencia en el servicio postal local ha aumentado un 60% en comparación a la fecha de inicio de la pandemia, en marzo del año pasado.

“El correo, al no tener empleados, no pudo con la demanda. En cuestión de paquetes -desde que empezó la pandemia- ha subido un 60% la cantidad de paquetes que estamos moviendo”, expresó.

La líder sindicalista sostuvo que, al momento, el servicio postal en Puerto Rico no está reclutando un nuevo personal. De la misma forma dijo que, para poder atajar esta nueva realidad, USPS debe contratar al menos 400 personas para así mejorar el servicio.

“La gente empezó a retirarse y ellos (USPS) empezaron a eliminar posiciones. Esas plazas de las personas retiradas no se llenaron nunca. Nosotros (la unión) nos hemos querellado. Hemos adquirido algunas, pero no todas”, manifestó.

Municipio disponible para brinda ayuda

El alcalde de Guaynabo, Ángel Pérez, dijo a este medio que ya le notificó al postmaster de la oficina de correos del municipio su disponibilidad para atender el problema del manejo y procesamiento de correspondencia lo antes posible.

“Yo envié personal del municipio esta mañana. Estoy solicitando una reunión con el postmaster para ver cómo nosotros podemos colaborar. Lo que sí se hizo hoy fue que vinieron de otros correos para poder ayudar con el proceso y bajar el volumen (de paquetes)”, mencionó el alcalde.

De igual forma indicó que, aunque el servicio postal es un ente federal, el municipio está disponible para ofrecer un área con seguridad en el cual se puedan ubicar los paquetes expuestos al exterior.