ética Zulma Rosario

Zulma Rosario dijo estar muy consternada por lo que está ocurriendo. >Archivo / EL VOCERO

Las denuncias en contra varios empleados de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) que presuntamente se dedicaban a energizar áreas no prioritarias y clubes nocturnos de bailarinas exóticas a cambio de dinero fueron referidas por la directora de la Oficina de Ética Gubernamental (OEG), Zulma Rosario Vega, al área de investigaciones y procesamiento administrativo de esa agencia.

Así lo confirmó ayer a EL VOCERO la portavoz de prensa de la OEG, Jennifer Rodríguez, quien indicó que esa entidad continúa investigando a tres empleados de la región de Ponce por presuntamente sobornar a comerciantes e individuos a cambio de restablecerles el servicio eléctrico luego del paso del huracán María.

A principios de enero, este diario informó que tres empleados de esa región de la AEE fueron separados de empleo y sueldo, luego de que individuos y comerciantes de diversos puntos de la Isla denunciaran a través de las redes sociales que empleados de la corporación pública les solicitaron pagos de entre $3,000 a $5,000 a cambio de que se les restableciera la electricidad.

“La oficina había iniciado la investigación el pasado 27 de noviembre. La oficina advino en conocimiento y refirió al área de investigaciones y procesamiento administrativo esas denuncias”, dijo Rodríguez.

El lunes, este medio publicó en portada que un grupo de empleados de la AEE presuntamente energizó áreas no prioritarias para favorecer a amigos, familiares y hasta clubes de bailarinas. Uno de estos negocios presuntamente pagó a cuatro empleados de la corporación pública cheques por la cantidad de $5,000 y les entregó 15 taquillas valoradas en $1,000 cada una.

La información fue denunciada por fuentes internas de la AEE, quienes se mostraron indignadas ante la situación que comenzó a ocurrir a solo semanas del impacto de María, con la participación de empleados gerenciales y unionados.

Revela el modus operandi

De otro lado, el presidente del Colegio de Peritos Electricistas de Puerto Rico, Antonio Ortiz Betancourt, expresó a EL VOCERO que estas situaciones “siempre han sucedido” en la corporación pública y que los empleados cobran por realizar los trabajos de energización.

Ortiz Betancourt explicó que usualmente, cuando se sale una subestación fuera de servicio, se quema un transformador o se daña un pararrayos, el empleado de la AEE llega al lugar, desconecta el servicio y le dice al cliente que tiene que buscar a un perito electricista o a un ingeniero para que complete los trabajos de reparación y puedan restablecer el servicio nuevamente.

“Luego de esto, se acerca nuevamente el empleado y le dicen al dueño (del local) que por $6,000 se lo arreglan cuando salgan de trabajar y el tipo, ante la necesidad, accede, los contrata y les paga. Ellos obvian todos los procedimientos y le hacen el trabajo”, dijo.

A preguntas de este medio sobre si esa situación afecta al Colegio de Peritos Electricistas, respondió que “sí, nos afecta porque nos quita trabajo. Ellos hacen los trabajos y los clientes, como ellos tienen el equipo y los materiales, pues acceden a los reclamos de ellos y los contratan para que hagan los trabajos (de reparación) cuando el trabajo de ellos es solo desconectar”.

Aseguró que nadie se atreve a realizar una querella formal porque no se quieren exponer a que los empleados de la AEE tomen represalias.

“La gente pide justicia, pero no se atreven a declarar después los casos ante las autoridades correspondientes”, dijo.

Tags