Rivera Schatz.

 

Luego de que la Legislatura incumpliera con el plazo que dio la Junta de Control Fiscal para la entrega del presupuesto, el organismo regulador podría proceder a certificar uno de su autoría, como ha ocurrido en los pasados tres años bajo el gobierno del Partido Nuevo Progresista (PNP).

La Cámara y el Senado crearon comités de conferencia para lograr acuerdos en partidas, aunque se trata de una movida simbólica ya que el plazo que la junta dio a los cuerpos legislativos venció ayer al mediodía. El tranque surgió luego de que el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, decretara el lunes que no llegarían a un acuerdo sobre la versión presupuestaria de la Cámara y que se asemeja al que recomendó la junta fiscal.

“La Legislatura incumplió con el plazo que tenían para entregar el presupuesto que se supone adoptaran. La junta se reunirá durante la noche (de ayer) y aprobará un presupuesto que se anunciará en la reunión pública (de hoy). Se les pasó el tiempo y el ente estará evaluando los documentos que tiene ante sí para aprobar un presupuesto”, indicó Edward Zayas, portavoz del ente fiscal, a EL VOCERO.

Sin embargo, fuentes de este rotativo aseguran que el ente fiscal estará certificando hoy un presupuesto distinto al que sometió a principios de junio en la Asamblea Legislativa. La junta estaría incluyendo algunos elementos del presupuesto presentado por la Cámara.

La directora ejecutiva del organismo regulador, Natalie Jaresko, había anticipado que harían revisiones técnicas menores al presupuesto presentado el pasado 10 de junio ante la Legislatura.

Al detalle las diferencias

La versión presupuestaria de la Cámara suma $10,045 millones, al igual que la de la junta fiscal, aunque mantiene diferencias en la distribución de partidas. Por ejemplo, el presupuesto del ente fiscal no incluye partidas para el bono de Navidad, el plan de retribución y clasificación para empleados públicos, WIPR, un incentivo para médicos residentes del Departamento de Salud y para un seguro catastrófico. Sí incluye una partida de $9 millones para los próximos eventos electorales, muy por debajo de lo que solicitó el Ejecutivo.

De otro lado, el presupuesto de la Cámara para el próximo año fiscal, aunque mantiene el total de $10,045 millones, sí incluye $48 millones para el bono de Navidad, $29 millones para el plan de retribución, $7.5 millones para WIPR, $9 millones para los eventos electorales y $8 millones para los médicos residentes. No obstante, excluye cualquier asignación para el seguro catastrófico que solicitó La Fortaleza.

Rivera Schatz criticó los altos salarios de los miembros de la junta fiscal, quienes desde que comenzó el cuatrienio han impulsado medidas de austeridad en distintas áreas del gobierno.

“Si la junta fiscal quiere imponer su mollero y aprobar un presupuesto, pues que lo haga, pero que no amenace más. Hay que sencillamente entender que algunas personas son electas por el pueblo de Puerto Rico y quieren ser ujieres de la junta fiscal, pero yo no. Estoy seguro que la mayoría de mis compañeros en el Senado no y pienso que la mayoría en la Cámara tampoco”, expresó.

Igualmente, el líder senatorial señaló que las imposiciones de la junta se deben al estado colonial de la Isla. “La junta fiscal es un retrato al desnudo de la colonia. La junta desde que llegó ha comenzado a solicitar más impuestos, recortes de pensiones, recortes de beneficios y cierres de servicios. Últimamente está planteando posponer el plan de retribución y clasificación de los empleados públicos y todo eso so color de nuestro sacrificio”, expuso.

Denuncian dejadez

Mientras tanto, el senador popular Cirilo Tirado denunció la dejadez de la mayoría novoprogresista en la Cámara y el Senado en cumplir con su deber constitucional de aprobar un presupuesto para el próximo año fiscal.

“La Asamblea Legislativa no estableció los comités ni los procedimientos que tenían que ser. No demostramos la voluntad para poder cumplir con el deber constitucional y para que el pueblo de Puerto Rico supiera que completamos nuestro trabajo hoy (ayer), el último día de la decimoquinta Asamblea Legislativa. Esa dejadez, señor presidente, de ustedes permitió que prevaleciera el presupuesto impuesto por la Junta de Control Fiscal”, expresó Tirado desde la banca senatorial.

Criticó, además, el que -al cierre de la sesión ordinaria- no se haya aprobado una resolución conjunta de donativos legislativos de $20 millones que nutre a cientos de organizaciones sin fines de lucro de la Isla. También queda pendiente un dinero que se le asigna al Negociado de la Lotería y a la Comisión Industrial. La expectativa es que ambas propuestas se atiendan en una sesión extraordinaria que convocaría el Ejecutivo.

“No hay dinero y tendremos que esperar una (sesión) extraordinaria o simplemente a que la junta fiscal reparta el bacalao, como se dicen en el campo”, expuso el senador popular.

“El presupuesto que entró en vigor hace una hora (a la 1:00 p.m. de ayer) es el resultado de una lucha partidista interna del PNP. Los pierluisistas (seguidores del aspirante a la gobernación Pedro Pierluisi) y los wandistas (simpatizantes de la gobernadora Wanda Vázquez), una lucha de poder político que llegó también al presupuesto del País. ¿Quién tiene el poder, la Cámara pierluisista o el presidente del Senado, que es el presidente del PNP?”, abundó Tirado.

Periodista destacada en la Legislatura de Puerto Rico.