Jorge Galva

Jorge Galva, de ASES, reconoce que todavía se arrastra la secuela de los pacientes que se limitaron de acudir a citas de seguimiento por el 'lock down'. > Carlos Rivera Giusti/EL VOCERO

El director de la Administración de Seguros de Salud (ASES), Jorge Galva, anticipó que no reactivarán el proceso de recertificación del Plan Vital hasta que no concluya la emergencia por el covid-19 en la Isla.

“Una vez que se levante la declaración de salud pública entonces se va a proceder con el proceso de revisión de elegibilidad, obviamente de atrás hacia adelante. Tenemos que coger la gente que se nos quedó con la declaración de emergencia pública que tienen mayor tiempo sin recertificar, se va a empezar con esos primero e ir entonces saliendo del atraso en el proceso. Las personas que han solicitado nuevo ingreso, al igual que las personas que ya son beneficiarios, son parte de la cubierta de Medicaid”, manifestó Galva en entrevista con EL VOCERO.

Detalló que actualmente hay 1.5 millones de beneficiarios del plan de salud del gobierno. Precisó, sin embargo, que desde diciembre pasado han ingresado entre 68 mil a 70 mil nuevos beneficiarios del programa.

Señaló que durante el periodo del cierre decretado por la exgobernadora Wanda Vázquez fue difícil mantener la disponibilidad de acceso a la red de proveedores.

“Eso fue un reto grande y todavía estamos viendo la secuela de eso porque hubo mucho servicio ambulatorio y servicios de rutina que se cerraron y se omitieron durante el cierre. La gente no quería ir ni tampoco los médicos por la cuestión de temor al contagio, excepto las circunstancias de verdadera emergencia. Nosotros hemos estado revisando los números ­—por ejemplo, lo que es el seguimiento de cáncer cervical, cáncer de colon y otras revisiones rutinarias que se hace a nuestra población— y esos porcentajes bajaron bastante”, recordó.

Destacó, además, que durante ese periodo de cierre se registró un atraso en el inventario de cirugías ambulatorias. El atraso se produjo luego de la orden administrativa de ASES y el Departamento de Salud que prohibía las cirugías electivas debido a la necesidad de preservar espacios en los hospitales y también para evitar contagios.

“Esa situación se ha ido regularizando y a medida que nos alejamos del periodo de ‘lockdown’, ya los números de revisión rutinaria y de visitas de médico primario están volviendo a su nivel normal, pero todavía estamos arrastrando un poquito la secuela”, abundó.

Indicó que el presupuesto para el año fiscal vigente es de $3.4 mil millones y que para el próximo año fiscal solicitaron $3.8 mil millones.

“Somos la gente con más dinero después del Departamento de Educación y cuidado si ya no le pasamos”, comentó.

De otra parte, expresó que la nueva orden ejecutiva —que ha fortalecido algunos aspectos del distanciamiento social— no va a tener impacto significativo sobre las operaciones de Medicaid ni tampoco sobre la disponibilidad de acceso de la red.

“Estamos confiados en que podemos seguir funcionando con una gran normalidad”, dijo.