AAA

Brigadas de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados en labores para el reemplazo de tuberías en la avenida Boriken de Santurce. >Carlos Rivera Giusti/EL VOCERO

El plan de mejoras capitales que por unos cinco años se mantuvo prácticamente detenido en la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) debido a la falta de recursos económicos, comienza a fluir con los ajustes a la deuda de la agencia y la llegada de fondos federales para reparar los sistemas, mientras las gestiones para reducir la pérdida de casi el 60% de la producción de agua van avanzando.

El detalle lo consigna la directora ejecutiva de la AAA, Doriel Pagán Crespo, quien, entre otras cosas, apuesta a la identificación de salideros en el complejo sistema de tuberías de la corporación pública, mediante la instalación de metros de flujo. Estos medidores permiten detectar los niveles de presión del agua, que según la intensidad pueden romper las viejas tuberías del sistema. También ayudan a encontrar los puntos de fuga por donde se escapan millones de galones diarios (mgd) de agua, que no pueden ser cobrados.

El tema de los metros ha sido recurrente en la AAA para manejar la pérdida de agua, y el retrasado plan de privatización de servicios mediante la Alianza Público Privada (APP) incluye el reemplazo de contadores por artefactos inteligentes que igualmente deben mejorar la operación de la agencia y la lectura de consumo.

“En lo que va de año fiscal —de julio primero hasta ahora— se han instalado 94 metros de flujo para lograr contabilizar el 84% de nuestra producción. Esto nos va a permitir un dato preciso de nuestra producción de agua y un análisis de lo que siempre se habla... de la pérdida de agua”, señaló Pagán Crespo, en entrevista con EL VOCERO.

Explicó que los metros “miden la producción de las plantas de filtración, de los pozos, y estamos en el proceso de poder llevar las señales de las plantas de filtro de cinco centros de operaciones que tenemos y ahí vemos nuestra operación por telemetría”. Informó que “ya casi, está la mitad instalado”.

Según la directora ejecutiva de la AAA, para finales de este año fiscal —en junio 30— deberán estar instalados todos los metros.

Explicó que se comenzó a optimizar el sistema con reguladores de presión para que haya un mejor manejo en el flujo del agua. La deficiencia en la presión de las tuberías puede crear dificultad para llevar el agua a algunas comunidades, pero cuando se registra un aumento desproporcionado puede entonces provocar roturas y que se pierda el líquido.

“Tenemos 39 zonas de presión a lo largo de la Isla. Lo que se va a estar haciendo es que en estas se está optimizando el sistema. Nuestra infraestructura es sumamente compleja por nuestra geografía, es más retante por la complejidad del sistema, pero lo importante es que tenemos el conocimiento para poder trabajarlo”, indicó la funcionaria. Agregó que han seleccionado zonas para hacer balances hidráulicos en el sistema y las inspecciones de presión, para poder validar que haya una operación que no sea perdidosa.

Otro factor que incide sobre la pérdida de una parte del agua que se produce es el desborde de tanques de reserva, al no detectarse que ya están llenos. La AAA tiene 1,500 tanques de reserva en la red de distribución, y con la telemetría igualmente si hay un desborde “la idea es poder identificarlo al menor tiempo posible y poder tomar acción para evitar la pérdida”.

“El sistema de telemetría ha ido avanzando, y prácticamente lo habíamos perdido después del huracán”, recordó.

Ajuste financiero

Luego de los ajustes fiscales y la reorganización de una parte de su deuda con los acreedores, la llave para el acceso a fondos federales de AAA se ha comenzado a abrir lo cual ha permitido reactivar a una escala mayor las mejoras capitales de la agencia.

Pagán Crespo señaló que la inyección aprobada por la Agencia federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) a principios de enero, de $3,700 millones, encaminados para mejoras a los sistemas de la AAA por los daños causados por el huracán María en 2017, representan un avance luego de años sin inversión significativa en la agencia.

El dinero de FEMA servirá, en parte, para encausar proyectos para el dragado de los embalses de Carraízo y La Plata, y manejar los problemas de sedimentación.

En agosto de 2020 recibieron los primeros fondos de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) en mucho tiempo, unos $163 millones para alcantarillados y cuyas labores se encuentran en diferentes etapas de desarrollo. En parte, se logró el acceso a esos fondos luego de la reestructuración de una parte de la deuda.

Al presente, Pagán Crespo indicó que están por completar las gestiones para el acceso a $46 millones con el Departamento de Salud.

Respecto a la APP que no ha logrado completarse a pesar de tener ya el proponente seleccionado, solo comentó que es un asunto todavía en evaluación en la Autoridad para las Alianzas Público Privadas.

Pendientes a los embalses

Ya en plena temporada seca de la cuaresma, la funcionaria destacó que mantienen en nivel de observación los embalses de Toa Vaca en Villalba y Guajataca, ubicado entre San Sebastián, Quebradillas e Isabela.

“Este año la sequía está concentrada en la zona norte, contrario al año pasado que era en el área este. En Toa Vaca hace un mes comenzamos a reducir la extracción del embalse”, indicó Pagán Crespo, y aseguró que al momento no anticipan eventos de racionamiento, pero “es una situación que manejamos de día a día”.

Tags