Inundaciones Isaías

Sectores en Cabo Rojo quedaron bajo agua tras el paso de la tormenta. > Suministrada

Alcaldes en el suroeste de la Isla han llamado a sus constituyentes a reforzar las medidas cautelares para evitar la propagación del Covid-19 en momentos en que carecen de servicios de agua potable y energía eléctrica debido al paso de la tormenta tropical Isaías.

Según reportaron los ejecutivos y funcionarios municipales a EL VOCERO, hasta el momento se estiman pérdidas millonarias en los ayuntamientos a causa del evento atmosférico.

No obstante, el factor de salubridad preocupa a los líderes de estos pueblos, quienes ante el repunte de casos positivos del novel virus en el País, buscan junto a las agencias estatales restablecer con premura los servicios de agua y luz, y evitar así un aumento exponencial de contagios entre los residentes.

“Aquí en Cabo Rojo no tenemos agua ni luz. Tenemos 19,000 abonados sin agua de un total de 26,0000, porque sin electricidad no podemos prender las bombas que traen el agua de pozos y ríos”, indicó el alcalde de Cabo Rojo, Bobby Ramírez Kurtz.

Según explicó, solamente tienen servicio de agua potable 7,000 abonados que se nutren del Lago Luchetti, en Yauco. Mencionó que gran parte del municipio permanecía todavía a oscuras, sumando así más de 30,000 abonados sin el servicio eléctrico.

“Esta situación nos preocupa porque estamos en medio de una pandemia. Por eso estamos recalcando a los residentes de Cabo Rojo que mantengan el distanciamiento, usen mascarillas y se mantengan lavando las manos con ‘hand sanitizer’”, mencionó Ramírez Kurtz.

Según explicó, el municipio se ha mantenido en comunicación con los casos positivos a Covid-19, para suplirles con mascarillas y material desinfectante de ser necesario.

“Antes de ocurrir la tormenta Isaías, en nuestro municipio se habían identificado 94 casos positivos a Covid-19. Hemos mantenido el rastreo de contactos antes y después de la tormenta”, indicó el alcalde.

Pérdidas millonarias

Ramírez Kurtz, estimó que las pérdidas preliminares deben sobrepasar los $2 millones, debido a la copiosa descarga de lluvia y a las ráfagas de viento que provocó el fenómeno atmosférico a su paso por la Isla.

“Aquí tenemos escombros en las carreteras por los árboles que cayeron, inundaciones, personas que perdieron pertenencias y deslizamientos. Estamos todavía tabulando las pérdidas, pero ya son millonarias”, estableció.

Según explicó, la caída de árboles sobre las líneas de transmisión y en las líneas de distribución de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) ocasionó el apagón en su municipio. En la mañana de ayer, el ejecutivo municipal informó que se desplazaba en un patrullaje con empleados de energía eléctrica por el municipio para identificar problemas con el sistema.

“Estamos trabajando para restablecer estos servicios pronto. Pero necesitamos que los ciudadanos no se descuiden con esto del Covid-19”, expresó Ramírez Kurtz. Entre las labores municipales que se habían realizado al día de ayer estaba abrir el paso de las carreteras, donde habían caído árboles.

“Movimos los árboles a la orilla de la carretera para que hubiese acceso. Ahora le toca al Departamento de Transportación y Obras Públicas (DTOP) recoger los escombros. Esperemos que no pase como en el huracán María donde aparecieron mes y medio después”, concluyó.

Según explicó Kurtz Ramírez, en Cabo Rojo se registraron de 10 a 11 pulgadas de lluvia, mucha más agua que la produjo el huracán María en el municipio.

Caída de árboles por doquier

Por otra parte, en el municipio de Lajas, el alcalde Marcos “Turín” Irizarry indicó a este diario que habían identificado “la caída de unos 150 árboles” —ramas y material vegetativo— sobre el tendido eléctrico.

Según explicó, en su municipio —donde residen 26,000 personas— no tenían tampoco los servicios de agua ni de luz. La planta de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), que ubica en el ayuntamiento, le suple también a 35,000 residentes del municipio de San Germán, quienes también permanecían sin agua.

“Llegamos hasta la planta de Acueductos y el generador eléctrico que tenían para hacer funcionar las bombas de agua en caso de que se fuera la luz no funciona, no le dieron el mantenimiento requerido. De aquí yo no me voy hasta resolver “, denunció el alcalde.

“Nos preocupa que con esto del Covid-19 la gente no tenga el servicio de agua. Exhortamos a la ciudadanía a que mantenga el distanciamiento social, a que usen la mascarilla y a que se desinfecten las manos con hand sanitizer”, expresó.

Antes de la tormenta, los contagios de Covid-19 en Lajas se mantenían controlados. El alcalde indicó que se habían identificado alrededor de 15 casos positivos, siendo uno de los municipios con menor incidencia del virus.

Turín Irizarry se mantenía ayer recopilando data sobre los daños ocasionados por el sistema atmosférico, y también aseguró que las pérdidas son millonarias.

Por su parte, el gerente de la oficina de manejo de emergencias en Mayagüez, Israel Martínez Cuevas, estimó que los daños ocasionados por el ciclón en ese municipio se acercan a los $13 millones, aunque advirtió que aún continúan las labores de reconocimiento en las distintas comunidades.

Evalúan daños en el RUM

De igual forma, el desborde de Quebrada de Oro y del Río Yagüez por la tormenta tropical, provocó filtraciones y la entrada de agua a varios salones del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de la Universidad de Puerto Rico (UPR), donde evalúan los posibles daños a equipo de imprenta, instrumentos musicales e instrumentos de biotecnología.

No obstante, el rector del RUM, Agustín Rullán Toro, explicó a EL VOCERO que luego de la evaluación realizada en el día de ayer a las instalaciones, las inundaciones no ocasionaron mayores daños ni tampoco representan riesgo al reinicio de clases en agosto.

“Ya el agua se drenó y estábamos secando algunas áreas para evitar que se cree hongo. También se trabajó con el recogido de escombros. El agua se filtró por algunas áreas de la planta física y logró entrar por debajo de la puerta en algunas partes”, detalló Rullán Toro.

La gobernadora Wanda Vázquez realizó ayer un recorrido por la región.