Fortaleza

El gobernador Pedro Pierluisi y el designado secretario de Salud, Carlos Mellado. >Josian E. Bruno Gómez/EL VOCERO

La nueva orden ejecutiva contra el Covid-19 que entra en vigor hoy contiene leves flexibilizaciones, como la reducción del horario de toque de queda y la apertura de playas, tal como había anunciado esta semana el gobernador Pedro Pierluisi.

El nuevo decreto que tendrá vigencia hasta el 7 de febrero mantiene un toque de queda, pero ahora se extenderá de 11:00 p.m. a 5:00 a.m., mientras que todo establecimiento comercial deberá cerrar a las 10:00 p.m. La orden vigente, firmada por la exgobernadora Wanda Vázquez, establecía esta limitación a partir de las 9:00 p.m.

La orden ejecutiva también permite la apertura de playas, marinas, parques y otras áreas comunales en unidades familiares y con distanciamiento de 10 pies entre estos. Las urbanizaciones y condominios podrán abrir sus áreas recreativas a un 30% de capacidad. No se permite el consumo de alcohol en estas áreas.

El Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) y los municipios deben colocar letreros en los parques, las playas y marinas con las reglas de la nueva orden ejecutiva.

Por otra parte, elimina el cierre total de los domingos, pero mantiene el cierre de barras y discotecas. El sector comercial —incluidos restaurantes y centros comerciales— también deberá mantener su operación a un 30% de su capacidad.

El gobernador ordenó al secretario de Hacienda, Francisco Parés, presentar en los próximos 10 días un plan para otorgar subvenciones económicas a comercios afectados por los cierres desde el pasado 15 de marzo, cuando inició la emergencia. Este deberá ser financiado con los sobrantes de la Ley Cares.

Pierluisi también anunció un plan de acción para la realización masiva de pruebas por toda la Isla, así como una campaña educativa de información y prevención por medios y redes sociales. Igualmente, informó el fortalecimiento de los sistemas de rastreo y recopilación de datos.

En conferencia de prensa desde La Fortaleza, el gobernador señaló en varias ocasiones que, aunque la orden ejecutiva dispone que estará vigente por un mes, se reserva la potestad de enmendar la misma según sea necesario en las próximas semanas.