Carmen Ana González
Carmen Ana González >Josian E. Bruno Gómez / EL VOCERO

La secretaria de la Familia, Carmen Ana González, salió a defender al departamento que dirige luego de que trascendiera que recientemente había investigado al padre del niño de 8 años que fue declarado muerto en un hospital de Caguas.

El pequeño Jeiden Elier Santiago Figueroa había sido removido de casa de su madre Saraí Figueroa Centeno por alegaciones de abuso sexual por parte de un tío materno hace unos dos meses y entregado a su padre. 

Esta información trascendió esa tarde durante una conferencia de prensa del gobierno de la que participaba González ante el paso del potencial ciclón tropical 6.

Ante cuestionamientos de la prensa, González dijo que, en este caso,"se determinó en ese momento que el padre era una persona que podría proveerle ese cuidado y seguridad a estos menores".

El padre del niño, Jonathan Santiago Cortés, a quien hoy la jueza María Rojas Delgado le determinó causa a para arresto por asesinato en la modalidad de maltrato, fue quien llegó con el niño al Hospital Menonita de Caguas donde se certificó que había fallecido. 

Es la misma jueza que el pasado 8 de junio emitió una orden bajo la Ley para la Protección de las Víctimas de Violencia Sexual a favor del niño y que mantenía a su madre alejada de él aunque la denuncia por abuso sexual no la involucraba directamente.

Según confirmó el Poder Judicial en un comunicado, el 22 de junio, la jueza Ingrid Alvarado Rodríguez -la misma que atendió el caso de Andrea Ruiz Costas en el que se le negó una orden de protección- extendió esa orden a favor del niño y le requirió al Departamento de la Familia efectuar una investigación y presentar un informe.

Para el 2 de julio, la jueza Alvarado Rodríguez volvió a extender la orden de protección que impedía a la madre del niño acercarse y le reclamó el informe a Familia que no lo había entregado.

Se volvió a citar a las partes para el 30 de julio y otra magistrada, la jueza Ingrid Caro Cobb, “extendió la orden una vez más dado que el Departamento de la Familia no presentó el informe”, según el comunicado del Poder Judicial.

Esta última magistrada citó a una nueva vista para el 9 de agosto, el mismo día en que murió Jeiden Elier.

Al padre del niño, de 27 años, se le señaló una fianza de $600 mil y quedó detenido en prisión al no poder prestarla. A González, se le cuestionó hoy la intervención de su Departamento mientras se resolvía el caso por el alegado abuso sexual. 

"Lamentablemente, todavía continuamos investigando", dijo González con la voz quebrantada. "Lo lamentamos todos, no hay palabras suficientes para describir lo que todos sentimos", agregó.

González explicó que la determinación de entregar al menor a su padre se hizo bajo el Family First Prevention Services Act, una ley federal que busca prevenir la separación de familias y que los menores permanezcan, siempre que sea posible, dentro de sus hogares o con familiares.

"No puedo decir que el Departamento de la Familia le haya fallado al menor. Familia tiene un equipo súper comprometido que investiga las situaciones de casa caso de manera meritoria", se defendió la funcionaria.

Dijo que en ese momento se determinó que el niño iba a estar seguro.

Ayer lunes, el niño fue declarado muerto en el Hospital Menonita, al ser llevado por su padre tras haber sufrido una supuesta caída en su hogar en Vistas de Jagueyes, en Aguas Buenas.

Sin embargo, al ser examinado por los médicos, encontraron que presentaba golpes y quemaduras, por lo que se activaron los protocolos de muerte sospechosa. 

La casa donde residía el niño fue examinada nuevamente por los investigadores en la mañana de hoy. La madrastra del niño declaró que oyó un ruido en el baño y al entrar halló al menor desplomado. La mujer -que no ha sido identificada- no fue acusada después de haber dado una declaración detallada sobre los hechos y asegurar que ella también era víctima de maltrato.