Guánica

En Guánica faltan 500 viviendas por demoler, según el alcalde Ismael Rodríguez. >Archivo/EL VOCERO

SAN LORENZO— En el suroeste todavía quedan familias viviendo en estructuras temporales, en espera de que se demuelan las casas que quedaron inhabitables a consecuencia de los terremotos que comenzaron en enero de 2020. El Departamento de la Vivienda aún no tiene una fecha establecida para iniciar la construcción de nuevas casas para estas familias.

El secretario de la agencia, William Rodríguez, expresó ayer que hay varias familias en el sector conocido como Siberia, en Guánica, que no aceptaron las alternativas de ubicación que ofreció Vivienda. Viven en estructuras construidas en los terrenos de la cancha comunitaria.

“Quedan esas familias en el sector Siberia que se les han ofrecido alternativas de reubicación, pero quieren permanecer allí hasta que se reconstruya en el mismo sitio donde estaban sus casas”, explicó el funcionario. “Se les hicieron unas estructuras, unos campamentos de madera, pero están esperando a que se reconstruyan sus propiedades”, abundó.

Rodríguez no precisó cuándo se podrán construir las nuevas viviendas para estas familias.

“Hay que hacer un análisis de si se puede reconstruir efectivamente en el lugar... que el terreno sea seguro. Pero estamos hablando de que hay distintas fuentes de fondos y podríamos utilizar los $50 millones (asignados a los municipios)”, indicó el funcionario. “Todo va a depender de cuán rápido se pueda poner en función la asignación del municipio de Guánica y cuáles van a ser los sectores que se van a atender”, agregó.

Vivienda informó que han reubicado 413 familias cuyas viviendas se afectaron con los terremotos en el suroeste. Entre todos los municipios afectados —Yauco, Guayanilla, Peñuelas, Guánica y Ponce— son 904 las casas que deben ser demolidas. Se indicó que la demolición en Yauco ya comenzó, mientras los demás municipios están en el proceso de realizar la subasta.

El titular de la Vivienda afirmó que ya no quedan familias residiendo en hoteles, una de las opciones luego de los terremotos que continuaron por meses. Indicó que solicitaron autorización a la Junta de Control Fiscal para que los $50 millones asignados a los municipios del suroeste puedan utilizarse por un año adicional. Esta asignación, explicó, vence el 30 de junio, cuando termina el presupuesto del año fiscal en curso. Según expuso, estos fondos fueron asignados, pero muchos no han podido utilizarse todavía, ya sea porque hubo cambio de alcalde en varios municipios tras las elecciones generales o por el tiempo que toma el proceso de subasta.

Edward Zayas, portavoz de la junta fiscal, confirmó que “se recibió la solicitud de extensión y está bajo evaluación”.

El secretario Rodríguez afirmó que hubo “mucho cambio de alcalde y había que darles una oportunidad a los alcaldes de que continuaran su proceso y retomar los procesos que habían comenzado. Se asignaron unos fondos para terremotos y se van a estar usando fondos de mitigación. Estamos trabajando para atender las necesidades de vivienda”.

Reacciona el alcalde

El alcalde de Guánica, Ismael Rodríguez, confirmó por su parte que las cuatro familias del sector Siberia a las que se refiere el secretario de la Vivienda fueron ubicadas en estructuras de madera en la cancha de la comunidad.

“Se han buscado alternativas, pero no han llegado a acuerdos”, añadió.

El alcalde indicó que en el pueblo —uno de los más afectados por los terremotos— han demolido 16 estructuras, incluyendo la escuela Agripina Seda.

En total, faltan 500 viviendas pendientes de demolición.

“La pasada administración dejó subastas, pero estaba pendiente el contrato del permiso de demolición por asbesto y plomo. Hemos adelantado eso bastante y espero yo que en un corto tiempo podamos comenzar”, informó. “Las 16 (estructuras) que tumbamos fue por orden ejecutiva porque eran 16 viviendas en peligro de colapsar, que representaban un peligro. Con las demás, estamos siguiendo el proceso que hay que cumplir”, detalló.

Entre las estructuras públicas que faltan por demoler en Guánica está la casa alcaldía, el centro gubernamental y otra escuela. El alcalde guaniqueño aseguró que ya comenzó el proceso de habilitar las escuelas que habían sido clausuradas y que quedaron en pie luego de los terremotos, para que sirvan de aula a los estudiantes del Departamento de Educación.

De igual forma, señaló que ya hay acuerdos para construir módulos que permitan a los estudiantes de este pueblo regresar a las clases presenciales a partir de agosto próximo.