El Capitolio

José Hernández, director de la oficina de Abel Nazario en el Senado, relató que agentes federales llegaron esta mañana al Capitolio y preguntaron por un empleado de la oficina que no se encuentra allí. Dijo que vio al empleado por última vez ayer en la oficina. No dio su nombre por instrucciones de los agentes federales, según dijo.

Hernández se observó consternado con el segundo arresto de su jefe, a quien identificó como su amigo. Afirmó que no se ha comunicado con él hoy y que no sabe cuál será el destino de los empleados de esta oficina legislativa.

“Los empleados están tristes. Dentro de la tristeza, estamos tranquilos. No te puedo negar que estamos tristes. Es una situación que no quisiéramos pasar por esto. Así que vamos a atender la situación”, dijo.

Afirmó que “quisiera” comunicarse con el exalcalde de Yauco y senador, pero que no puede porque sabe ya que Nazario no tiene su celular. Nazario fue arrestado por segunda vez esta madrugada por las autoridades federales junto a otros empleados del Senado y de la alcaldía. Ya el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz le retiró el respaldo que le dio durante el primer arresto y esta vez le pidió la renuncia.

“El senador, más que senador es mi amigo y los amigos no podemos estar solamente en las buenas. Cuando los amigos tienen una situación difícil, tienes que estar y eso espera la otra persona, recibir ese aliento”, dijo. “Yo conozco los protocolos sobre estos arrestos y sé que no tiene su teléfono. Yo prefiero esperar a que él atienda el proceso y, una vez se determine qué va a pasar, estoy seguro que donde primero va a venir es a donde sus empleados”.