Pierlusi

El gobernador Pedro Pierluisi expresó que las decisiones tomadas ayer por el Tribunal Supremo de Estados Unidos sobre la vacunación contra el covid-19 “no afectan los mandatos de vacunación en Puerto Rico emitidos por medio de las órdenes ejecutivas. Al contrario, estas se mantienen en todo vigor”.

La determinación del tribunal se da durante el repunte de los casos de coronavirus, y los esfuerzos de la administración de Biden para aumentar la tasa de vacunación entre los estadounidenses.

 “En particular, la decisión del Tribunal Supremo Federal revocando el mandato de vacunación contra el covid-19 de la Occupational Safety and Health Administration (“OSHA”) solo concluyó que el estatuto habilitador de esa agencia federal no le confería autoridad para requerir un mandato de vacunación contra el covid-19. En cambio, en Puerto Rico estatutos como la “Ley del Departamento de Seguridad de Puerto Rico” y la “Ley Orgánica del Departamento de Salud”, expresamente confieren al Gobierno de Puerto Rico la facultad para emitir distintas medidas y órdenes para atender un estado de emergencia y una situación de salud pública como es una pandemia. Esto incluye los mandatos de vacunación a distintos sectores de la población”, dijo el gobernador en declaraciones escritas.

Agregó, además que la determinación sobre los empleados en instalaciones acogidas a Medicare y Medicaid, validan la autoridad del Secretario de Salud federal para establecer un mandato de vacunación.

“Esa decisión refuerza nuestros mandatos de vacunación, al validar un esquema similar. Es decir, un mandato de vacunación que permite las excepciones médicas y religiosas”, dijo.

A mediados del mes de noviembre Pierluisi emitió una orden ejecutiva sobre el covid-19 que obliga a los patronos del sector privado y a los municipios, con más de 50 empleados, a requerir pruebas de vacunación a sus empleados para poder trabajar de forma presencial.