Pedro Pierluisi, nueva orden ejecutiva

El gobernador Pedro Pierluisi emitió su primera orden ejecutiva relacionada con el Covid-19. 

El gobernador de Puerto Rico, Pedro Pierluisi, flexibilizó levemente la última orden ejecutiva firmada por la exgobernadora Wanda Vázquez Garced con la reducción del horario del toque de queda y la apertura de playas, piscinas y áreas comunales.

La nueva orden ejecutiva —que entra en vigor el 8 de enero y tendrá vigencia hasta el 7 de febrero— mantiene un toque de queda de 11:00 p.m. a 5:00 a.m. y todo establecimiento comercial deberá cerrar a las 10:00 de la noche.

“Aunque quisiera flexibilizar totalmente el toque de queda, he buscado un justo balance... En lo que es posible regresar a una nueva normalidad, tenemos que seguir tomando medidas preventivas para salvaguardar la salud”, comentó el mandatario.

El gobernador permitió, además, la apertura de playas, marinas, parques y otras áreas comunales en unidades familiares y con distanciamiento de 10 pies entre estas. Las urbanizaciones y condominios también podrán abrir sus áreas recreacionales a un 30% de capacidad. No se permite el consumo de alcohol en estas áreas.

Por otra parte, la nueva orden elimina el cierre total de los domingos, pero mantiene el cierre de barras y discotecas. El sector comercial también deberá operar a un 30% de su capacidad.

“Utilizando los datos científicos como base, se ha buscado un balance adecuado de los reclamos de todos. Los cambios no son tan mayores, pero si por alguna razón la comunidad científica me demuestra que esta orden tiene un impacto negativo, la modifico”, sentenció Pierluisi.

Incentivo para comercios

Asimismo, el gobernador ordenó al secretario de Hacienda, Francisco Parés, presentar en los próximos 10 días un plan para otorgar unas subvenciones económicas a comercios afectados por los cierres desde el pasado 15 de marzo. Este deberá ser financiado con los sobrantes de la Ley Cares.

Por su parte, el secretario del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), Manuel Cidre, señaló que la subvención solo aplicará a negocios insertados en la economía formal y que tengan un compromiso de continuar con las operaciones del negocio.

Cidre detalló, además, que han contabilizado unos 25,00 pequeños comercios, de los que solamente se beneficiarán los primeros 15,000 que soliciten la ayuda.