Ricardo Rosselló gobernador

El gobernador Ricardo Rosselló ha establecido unas metas durante su mandato que él mismo reconoce son difíciles de lograr, pero no por ello ha dejado de impulsarlas. A esto ahora añade una estrategia ambiciosa a su plan: crear una agrupación política no partidista que se dedique a organizar a los más de 5.3 millones de puertorriqueños residentes en Estados Unidos, reveló en entrevista con EL VOCERO.

La estrategia de crear una estructura para organizar la diáspora sería fundamental no solo para dar algún tipo de poder político, que no tiene la Isla por falta de representación congresional con voto, sino también -y de forma separada a través de la Comisión de la Igualdad nombrada por el gobernador- para presionar a favor de la estadidad.

“Vamos a tener que establecer una organización política nacional. Nunca lo hemos hecho… Puerto Rico nunca lo ha hecho. Lo ha hecho en algunos distritos, pero organizar a más de cinco millones de puertorriqueños nunca se ha hecho”, reiteró en conversación con este diario en el Salón del Trono del palacio ejecutivo.

Esa es la respuesta del gobernador ante el hecho de que el Congreso y la Casa Blanca fallaron en definir una política pública para Puerto Rico en la reforma contributiva federal, y por tanto las empresas radicadas en el País tendrán que pagar un impuesto de 12.5% sobre los ingresos que se atribuyen a bienes intangibles como marcas y patentes, al igual que todas las jurisdicciones foráneas.

Afirmó que ante la realidad de que “siempre vamos a ser los primeros en la fila cuando recortan y siempre vamos a ser los últimos en la fila cuando reparten”, hace falta este tipo de estructura que provea “mollero político”. Dijo que será una organización no partidista que se enfocará en al menos 10 estados con suficiente presencia de boricuas como para influenciar los resultados electorales.

“Voy a estar trasladándome a algunos de estos estados, creando un grupo colaborativo también –mucho del liderato puertorriqueño debe participar en eso– y lo que voy a hacer es crear una estructura no partidista para beneficiar y articular la posición y necesidad de los puertorriqueños tanto en Estados Unidos como en Puerto Rico. Los puertorriqueños que se estén organizando allá no solamente estarían articulando lo que necesitamos en la Isla, sería una serie de posiciones como otras minorías tienen sus pedidos”, comentó.

El gobernador agregó que la delegación nombrada por él para cabildear a favor de la estadidad, la Comisión de la Igualdad, seguirá una estrategia idéntica y paralela a esa, pero con interés de adelantar la estadidad como opción descolonizadora.

“Van a trabajar una iniciativa donde van a estar haciendo campaña, trabajando y ayudando a aquellos senadores o representantes o candidatos que favorezcan la estadidad para Puerto Rico o el mecanismo para la transición: un acta (ley) de admisión”, anticipó el primer ejecutivo.

Despacho lleno de reformas

Esa meta, que reconoce es ambiciosa, se une a una serie de propuestas o proyectos trazados por su administración, que se han ido amontonando: la reducción de agencias, la restauración del sistema energético –cuya generación se encontraba ayer a un 69.8% a tres meses del huracán María–, la privatización de la generación eléctrica, la petición de la exención total del arbitrio a las corporaciones de control foráneo, la petición de fondos para atender el precipicio fiscal de Medicaid, la solicitud para que se asignen fondos de recuperación para Puerto Rico, así como la admisión del País como estado de EE.UU.

No obstante, Rosselló afirmó que 2018 “es el año de la transformación de energía eléctrica”. Esa resolución para el año nuevo consistirá en proveer alternativas al consumidor que no sean única y exclusivamente conectarse a la red de distribución y transmisión de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE).

Además, pretende presentar legislación para crear condados autónomos, de modo que se le puedan delegar servicios que actualmente ofrece el gobierno central. Aseguró que eso “permitirá eficiencias dramáticas”, sin aparentemente afectar la estructura de los municipios. Los condados tendrán que asumir la responsabilidad sobre servicios esenciales con una partida de ingresos que se les asignará, anticipó.

Los cambios al organigrama del Departamento de Educación quedan también en espera de acción al comenzar la primera sesión legislativa del próximo año, algo de lo cual el gobernador ofrecería detalles más adelante.

El reto de la movilidad social

Pese a la incertidumbre económica y a las medidas de austeridad contenidas en el plan fiscal, Rosselló aseguró que impulsar una agenda de movilidad social es prioritario para su gobierno. Eso lo hará, dijo, mediante una reforma a los programas de beneficencia. Rechazó “un modelo de beneficencia que te estanque en un área y que no te permita esa movilidad”, tras reconocer que hay unos niveles demasiado altos de pobreza. Impulsar esa movilidad social dependerá del sector privado, las organizaciones sin fines de lucro y agrupaciones comunitarias, mencionó.

Asimismo, anunció que firmó una orden ejecutiva para crear una comisión que estará haciendo “un takeover” de Vieques, para velar por los asuntos de salud, el acceso a la gasolina, a alimentos y a vivienda digna. “Es una alta preocupación”, mencionó sobre un tema que reseñó EL VOCERO esta semana.

Apostó a que el problema de transporte de la Isla Nena y de Culebra se resuelva este próximo año mediante una Alianza Pública Privada (APP) con la Autoridad de Transporte Marítimo, para la cual han recibido ofertas de Florida y España.

Periodista destacada en La Fortaleza, desde diciembre de 2015.