trabajo remoto

El gobierno no tiene certeza de cuántos empleados públicos están trabajando de manera remota y tampoco cuenta con el sistema que le permita recoger de manera digital esta estadística, entre otras como la asistencia del personal en cada agencia.

La directora de la Oficina de Administración y Transformación de los Recursos Humanos (Oatrh), Sandra Torres López, utilizó las vistas de transición ayer para hacer públicos los problemas que inciden en la falta de transparencia en el gobierno. Explicó que para conocer cuántos empleados trabajan a distancia o cuántos acuden a las dependencias, se depende de que cada agencia lo informe.

Explicó que tener un sistema digital que recoja esta información costaría $5 millones anuales.

En la continuación de las vistas de transición, el presidente del comité de transición entrante, Ramón Luis Rivera, le preguntó cuántos empleados han regresado a las oficinas y cuántos continúan a distancia.

Las instrucciones para los funcionarios han cambiado varias veces desde marzo. Cuando se anunció la última orden ejecutiva sobre el Covid-19, la gobernadora Wanda Vázquez dijo que los empleados públicos seguirían en las oficinas, a menos que no hubiera espacio para guardar la distancia entre los funcionarios, así como otras consideraciones que debía evaluar cada jefe de agencia.

“Esa información centralizada, como requiere la ley, no está porque no tenemos el sistema. Hay que solicitar la información a cada agencia. Igual pasa con los puestos vacantes que tienen presupuesto, los puestos vacantes que no tienen presupuesto, la asistencia que la Junta (de Control Fiscal) requiere. Hay que pedirla a cada agencia y prepararla”, respondió la funcionaria.

La Oatrh tampoco tiene listo el plan de retribución que permitiría implementar la Ley del Empleador Único para mover empleados entre agencias.

Según trascendió, pocas agencias han pedido recibir empleados, y el proceso no ha sido exitoso. Luego de la vista, Rivera reveló que entre las agencias que han solicitado recibir empleados está la Policía, pues tienen agentes en puestos administrativos. No obstante, indicó que el proceso de evaluación a los empleados para la Uniformada es riguroso y burocrático.

“El plan de retribución no está listo. Son proyectos que toman mucho tiempo y requieren la cooperación de todas las agencias. Ya vemos la necesidad imperiosa de tener esa información. Ahora mismo, si queremos saber cuántos empleados están trabajando presencial o a distancia, no lo sabemos”, manifestó Rivera.

“El gobierno de Puerto Rico no tiene un plan centralizado. Cada agencia ha tenido su propio sistema”, señaló.

Tags