Escuelas

Mientras el Departamento de Educación se prepara para iniciar el segundo semestre escolar, la Autoridad de Edificios Públicos no tiene una fecha para completar las inspecciones en el sur y oeste del País. En el resto de la Isla, las inspecciones podrían extenderse por otras dos semanas.

Durante una vista de la Comisión cameral de Educación ayer, la directora ejecutiva de la agencia Melissa López afirmó que han inspeccionado 131 de las 393 escuelas bajo su tutela.

Aseguró que no fue hasta días recientes que recibieron una asignación de emergencia autorizada por La Fortaleza, para poder contratar más compañías asesoras. Dijo que hasta entonces costeaban la contratación con dinero de la agencia.

López —con preparación en bienes raíces— no pudo contestar muchas de las preguntas de los representantes, particularmente sobre escuelas que no han sido inspeccionadas ni certificadas.

Según expresó durante la vista, las escuelas de Mayagüez y Ponce serán inspeccionadas nuevamente ante el hecho de que continúa temblando, pero no pudo precisar cuándo terminarán estas evaluaciones. En la región de Mayagüez faltan por inspeccionar 32 de las 57 escuelas mientras que en Ponce faltan 27 de las 67 escuelas pendientes a ser evaluadas. En la región de Arecibo hay 54 escuelas pendientes de inspección, en la región de Caguas hay 49 y en San Juan faltan 14 por inspeccionar.

La vulnerabilidad de las escuelas —un problema que ha sido advertido por años— quedó evidenciada cuando el País vio cómo quedó un plantel de Guánica luego del terremoto del 7 de enero. A partir de entonces, las escuelas —muchas de las cuales se utilizan como refugios durante emergencias— han quedado clausuradas. De acuerdo con el informe, al menos cinco de las escuelas inspeccionadas no podrán ser utilizadas nuevamente y otras 27 tienen daño parcial.

Durante la vista, el representante independiente Manuel Natal cuestionó qué tipo de inspecciones se están realizando en estas escuelas. El gobierno ya ha dicho que inspeccionan si los planteles han recibido daño estructural, pero no necesariamente si aguantan un terremoto.

“Es irresponsable decir que no son sismoresistentes porque los sismos que han ocurrido los han aguantado”, contestó López para luego admitir que “se ha caído empañetado y luces, pero han resistido”.

El portavoz del Partido Nuevo Progresista (PNP), Gabriel Rodríguez Aguiló, preguntó por la evaluación de escuelas específicas, pero la funcionaria no le pudo contestar.

“Yo aquí no tengo prisa para quedar bien con todo el mundo”, ripostó la funcionaria para luego añadir que no fue hasta días recientes que de La Fortaleza desembolsaron fondos de emergencia para contratar dos empresas de ingeniería, adicionales a otras dos que contrataron con fondos de la agencia.

La funcionaria aseguró que comenzaron además el proceso de evaluar las escuelas que fueron cerradas en años pasados para determinar si están en buenas condiciones. Esta evaluación, sin embargo, se detuvo para dar paso a la inspección de planteles que están en uso. Atribuyó estas instrucciones al secretario de Educación, Eligio Hernández, quien no acudió a la vista cameral de ayer.

A la vista compareció Juan Alicea, presidente del Colegio de Ingenieros y Agrimensores (Ciapr). Expresó preocupación ante la posibilidad de que estas inspecciones sean realizadas por otros funcionarios y luego firmadas por los ingenieros estructurales. Aseguró que esta no es la forma correcta y que los ingenieros deben realizar las inspecciones que firman. López aseguró que los ingenieros sí están haciendo las inspecciones.

Por otra parte, Alicea ofreció asistencia del colegio para identificar las escuelas que hace más de diez años fueron arregladas y que podrían sostenerse ante un terremoto.

Dejó saber que tal inventario no existe, pero que ellos podrían realizarlo. Estas escuelas, opinó, podrían utilizarse para reemplazar las que estén destruidas.