contagio

La Asociación de Hospitales cursó una carta al Congreso para que se les otorgue dinero a los hospitales locales para manejar esta emergencia.

Ante la falta de recursos en los laboratorios locales para la validación de pruebas de coronavirus (Covid-19), todavía es incierto el nivel de contagio que esta emergencia ha producido en la Isla, donde en estos momentos ciudadanos permanecen en un toque de queda y cierre comercial y gubernamental hasta el 30 de marzo para evitar un brote del virus. 

Hasta el momento, la cuarentena ordenada por la gobernadora Wanda Vázquez busca detener la oleada de la pandemia, que ha saturado ya los sistemas de salud en países como España e Italia, provocando muertes y desasosiego entre la ciudadanía. 

“Ahora mismo no sabemos cuántos contagios hay en la Isla. Una vez empiecen los laboratorios locales a hacer las pruebas y comiencen a bajar esos resultados, entonces vamos a saber dónde nos encontramos y la gravedad del asunto”, explicó en entrevista con EL VOCERO Jaime Plá, presidente de la Asociación de Hospitales de Puerto Rico (AHPR).

A pesar de admitir que en este momento el gobierno no tiene los datos necesarios para hacer una proyección sobre el nivel de contagio, Plá aseguró que las salas de emergencia de los 68 hospitales alrededor del País permanecen vacías y con pocos casos de personas con sospechas de Covid-19. 

“Ahora mismo las salas de emergencia están vacías. No tengo la información exacta de cuántos casos han sido atendidos en los hospitales como sospechas de Covid-19, pero he pedido que la hagan. Pero en los casos en donde se han tomado muestras a las personas sospechosas de alguna infección, son evaluados directamente por la oficina de bioseguridad del Departamento de Salud”, explicó Pla. 

Según señaló a este diario, el único indicador que existe actualmente sobre la morbilidad de este peligroso virus en la Isla es el flujo de personas -que no ha sido recopilado todavía en datos- que ha pasado por las salas de emergencia. 

“Mantengo un optimismo cuidadoso por lo que se ha visto en la sala de los hospitales. Pero tenemos que esperar a la reunión que el gobierno debe tener a final de esta semana, cuando comiencen a bajar los resultados del Covid-19. Todo es incierto en estos momentos”, expresó Plá. 

Así las cosas, agregó que una vez bajen esos resultados de laboratorios -donde hasta la semana pasada la inmensa mayoría carecía de muestras y reactivos para poder realizar las pruebas de detección-, la gobernadora decidirá si se extiende el toque de queda y el cierre comercial por una semana más.

“Si el sacrificio lo hemos hecho por dos semanas, podemos hacerlo una semana más y librarnos de pecado, vale la pena”, sostuvo. 

La AHPR cursó una carta al Congreso de los Estados Unidos para que se les otorgue dinero a las instituciones hospitalarias locales para manejar esta emergencia. Este dinero se utilizaría para la compra de material sanitario y mantener la operación de los hospitales. 

¿Cuál es el enfoque gubernamental?

Por otra parte, el doctor José Rodríguez Orengo, exdirector del Negociado de Ciencias Forenses (NCF), indicó a este diario que el plan gubernamental lo que busca es evitar que se sature el sistema de salud en la Isla. 

“Lo del aislamiento social y el toque de queda que decretó la gobernadora lo que busca es evitar la epidemia que se ha registrado en otros países. Es la decisión correcta”, manifestó Rodríguez. 

Ante la falta de una vacuna para este virus y sobre la importancia de inmunización de la población en Puerto Rico, Rodríguez contestó que era de suma importancia lograr ese balance. 

“El reto es que el contagio entre personas sea paulatino y no una epidemia que sature las salas de los hospitales. Esa inmunización es muy importante que ocurra, porque mientras esto no pase, vamos a estar registrando brotes a cada momento”, explicó el galeno. 

Rodríguez también tomó de ejemplo el caso de Singapur, donde se habían contenido los contagios, pero al recibir en el aeropuerto viajes de distintas partes del mundo, volvió a aumentar la morbilidad del virus. En ese caso el gobierno ordenó una cuarentena obligada de 14 días a todos los visitantes de países en donde se hayan detectado casos del Covid-19.