Senado

José Luis Dalmau Santiago, presidente del Senado.

A tres semanas desde el inicio de las clases presenciales en las escuelas públicas, la designada secretaria del Departamento de Educación (DE), Elba Aponte Santos, enfrenta hoy la prueba de fuego ante la Comisión de Nombramientos del Senado, mientras hay dilación con la información que debía entregar a los senadores, lo que podría desencadenar en un pleito en los tribunales.

La Comisión de Nombramientos está dirigida por el presidente del Senado, José Luis Dalmau. La vista iniciará a las 10:00 a.m., se llevará a cabo en el salón Leopoldo Figueroa y se transmitirá a través de las redes sociales del Senado.

“Los senadores pasarán juicio sobre las ejecutorias de la designada y evaluarán su desempeño como secretaria de Educación durante los primeros tres meses de la administración de Pedro Pierluisi”, lee el comunicado de prensa emitido por el Senado.

En la comunicación se especifica que la designada secretaria de Educación debe explicar al Senado, entre otras cosas, la dilación en la entrega de información que ha sido solicitada por los senadores. Ante el incumplimiento, el pasado 11 de marzo, el Senado rechazó la petición de Educación para una prórroga adicional, y en esa ocasión Dalmau impartió instrucciones a sus asesores de acudir a los tribunales “de ser necesario”.

Entre los documentos que se le han solicitado a Aponte Santos se encuentra el plan para las escuelas ubicadas en el sur y que fueron afectadas por los terremotos del año pasado; los datos sobre la vacunación de los transportistas escolares y los documentos relacionados al programa piloto para la enseñanza con perspectiva de género en las escuelas públicas.

Se desconoce cuántos senadores estarán votando a favor de la designada secretaria de Educación.

A finales de marzo, EL VOCERO publicó que la funcionaria cuenta con el voto de al menos nueve senadores del Partido Nuevo Progresista (PNP), según confirmó el legislador William Villafañe.

Piden que no le confirmen

Portavoces de organizaciones magisteriales coincidieron ayer en que la designada secretaria no debe ser confirmada por el Senado.

La presidenta de la Federación de Maestros de Puerto Rico (FMPR), Mercedes Martínez Padilla, expresó que Aponte Santos “ha demostrado con su ejecución en estos tres meses que no está capacitada para dirigir la agencia”, y señaló como “la mejor evidencia la reapertura irresponsable de las escuelas” y que “no hay un plan calendarizado de reparación, reconstrucción, habilitación de las escuelas”.

Martínez añadió que la designada secretaria no está trabajando con las organizaciones escolares para que agosto próximo no sea un semestre “atropellado e improvisado”. “No se está cumpliendo con los protocolos de salud, que ellos mismos propusieron y que ellos mismos establecieron en el DE. Por lo tanto, la ejecutoria de la secretaria del DE deja mucho que decir”, insistió.

Mientras, la presidenta de la Unión Nacional de Educadores y Trabajadores de la Educación (Unete), Liza Fournier Córdova, expresó que Aponte Santos no ha logrado llenar las expectativas ni de los maestros ni de los puertorriqueños respecto a lo que debe ser una secretaria de Educación.

“Han sido casi cuatro meses de interpretación, de no instrucciones claras. Todavía a estas alturas tenemos muchos maestros que no le han sido aprobadas las solicitudes de teletrabajo —teniendo enfermedades y cuestiones de salud— porque la secretaria no baja un memo oficial de teletrabajo. ¿Dónde está? Es orientación verbal”, indicó.

A esto se añade, según Fournier Córdova, que tampoco se han difundido las cartas circulares de organización escolar y traslado de maestros. “No ha sido eficiente. No es suficiente lo que ha hecho la secretaria de Educación al día de hoy. No hay plan concreto para el sur. Se habló de que cancelaron la compra de los vagones que iban a ser para el sur, se ha hablado de que se van a instalar unos módulos, pero ¿cuándo?”, cuestionó.

De igual manera, la presidenta de Educamos, Migdalia Santiago Negrón, informó que la organización envió una carta a los senadores explicando las razones de por qué Aponte Santos no debe ser confirmada.

“Si el Senado confirma a una persona que pone en riesgo a las comunidades escolares dejando las escuelas abiertas (en medio de un repunte de casos de covid-19), no solamente ella (Aponte Santos) es responsable de lo que pase en este país con las escuelas y las comunidades escolares, sino que los senadores que voten por ella serán responsables”, puntualizó Santiago Negrón.

EL VOCERO solicitó una reacción al Departamento de Educación sobre la vista de nombramiento, pero al cierre de esta edición no se obtuvo respuesta.