VR-10-21-004PensionadosFT1.jpg

Se reunieron en Plaza Colón para marchar hasta La Fortaleza. > Fernando Pereira / EL VOCERO

Bajo el sol de un típico día en el Viejo San Juan, cientos de pensionados marcharon ayer de forma enérgica desde Plaza Colón hasta La Fortaleza para denunciar el recorte a sus pensiones y exigir una reunión con la gobernadora Wanda Vázquez Garced.

Antes de comenzar la marcha, los retirados se aglutinaron en la Plaza Colón y entonaron melodías de protesta ante la reducción de 8.5% a sus pensiones —avalada por la Junta Federal de Control Fiscal y por la primera mandataria— lo que afectaría a cerca de 325,000 exempleados públicos.

“No es solamente la reducción de pensión, es que van a llevar a nuestra gente a la pobreza”, precisó a EL VOCERO la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, quien hizo acto de presencia en la manifestación.

VR-10-21-004pensionadosFT2.jpg

Algunos economistas han mencionado que de concretarse los recortes, surgiría un efecto dominó en todo el País. > Fernando Pereira / EL VOCERO

La alcaldesa indicó que mañana asistirá a la vista en Washington del Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes federal, en donde exigirá que se audite la deuda del País y que se declare como servicio esencial el pago de las pensiones.

 Yulín Cruz propuso, además, enmiendas a la Constitución ya que actualmente esta obliga a los constituyentes a saldar primero con los bonistas antes que cualquier otro asunto. Indicó también que el futuro del País depende en gran medida de las alianzas de distintos sectores y de la militancia en la calle. De igual forma, la alcaldesa mencionó que está en su agenda propulsar como servicios esenciales la educación, seguridad y salud.

Una vez los manifestantes arribaron a la calle Fortaleza, varios de los portavoces del frente de retirados tomaron el micrófono para dirigirse a la multitud.

Allí, la economista y profesora universitaria Martha Quiñones, criticó a la actual administración ya que, según explicó, se pretende echar a la muerte a miles de pensionados.

Quiñones insistió en que hay otras maneras de pagar la deuda del gobierno sin afectar los fondos de retiro.

Afirman hay “falta de interés”

Por otra parte, Andrés Miranda, de la Federación de Pensionados y Jubilados de Puerto Rico, se mostró indignado ante lo que expresó era una falta de interés de Vázquez Garced para atender los reclamos de los retirados.

“Ahora nos vienen a decir esta caterva de ladrones que nos van a bajar las pensiones; como dije hace tiempo, mejor es morirse luchando en las calles de Puerto Rico antes que nos toquen un dólar de cada pensión”, exclamó Miranda.

De otra parte, Eva Prados, portavoz del grupo Construyamos Otro Acuerdo, recalcó que hasta el momento la gobernadora se ha reunido solamente con el Comité Oficial de Retirados (COR) —quienes avalaron también el recorte de las pensiones— pero todavía no le ha extendido una invitación a ningún miembro del frente de retirados.

“El COR no nos representa”, indicó Prados, quien, además, exigió la auditoría de la deuda para identificar la ilegalidad en ella y así se pueda cancelar la misma.

La reducción que se propone a las pensiones de los exempleados públicos, afectaría a los que reciban de $1,200 mensuales en adelante.

Algunos economistas han mencionado que de concretarse los recortes, se produciría un efecto dominó en todo el País ya que los retirados ayudan a sostener económicamente a familiares cuyos sueldos no les alcanza para vivir. Además, han mencionado que los pensionados aportan economía a los medianos y pequeños comercios que generan el 80% de los empleos en la Isla.