Lourdes Ramos
La representante novoprogresista Lourdes Ramos. >Archivo/EL VOCERO 
 
 

Por considerar que se trata de “un crimen contra todos y corresponde a todos enfrentarlo sin vacilaciones ni ambages”, las representantes Lourdes Ramos y Yashira Lebrón, del Partido Nuevo Progresista (PNP), se unieron hoy a los reclamos de erradicar la violencia de género en el País.

Al describirse como consternada por la desaparición de Keishla Marlen Rodríguez Ortiz y tras la identificación de su cadáver por el Instituto de Ciencias Forenses, Ramos exigió la mayor celeridad investigativa a los entes públicos encargados del lidiar con la situación, además del apoyo comunitario, vital en este tipo de casos.

“Cada agresión ocurrida y cada vida que se pierde es el reflejo de que hay algo más que podemos hacer para evitarlo, y nos corresponde a todos”, manifestó la otrora vicepresidenta de la Cámara de Representantes.

En tanto, su correligionaria Lebrón dijo que, “contra la violencia doméstica y sus ofensores, hay que tener verdaderamente mano dura y sin contemplaciones, porque esto es un crimen, no es un chiste ni un pasatiempo”.

La legisladora por Bayamón indicó que hay que tener extrema rigurosidad en el manejo de estos casos, y que tanto los tribunales, la Policía y el Departamento de Justicia deben encarar el problema como un asunto prioritario de seguridad que destruye al País.

“Nada de paños tibios (ni) de tecnicismos; hay que sacar de circulación al agresor, sea quien sea. Y después, aplicar la condena con severidad porque este crimen demanda justicia”, añadió Ramos.

También, apuntó, se deben reformular los cursos de salud en las escuelas para que esta situación pueda ser encarada desde raíces tempranas, enseñando mutuo respeto, tolerancia y valorización de la integridad de la mujer.

Para Ramos, es indiscutible que sobresale la responsabilidad comunitaria de denunciar el delito, de alertar a las autoridades ante señales visibles de violencia en los vecindarios y centros de trabajo, como en apoyar a las víctimas para superar relaciones traumáticas.

“En ese aspecto, todos los sectores de la sociedad- organizaciones profesionales, de base de fe, ecuménicas o religiosas, industria, comercio y la propia familia-, deben insertarse en esta lucha de prevención porque este tipo de crimen, nos corresponde a todos combatirlo”, argumentó.

Mientras, siguió diciendo Lebrón, que la respuesta ante la violencia no puede ser tímida.

Recabó un frente común en todas las direcciones para crear conciencia pública, como acción concertada, para lidiar con la grave situación.

“Insistimos que este es un crimen contra todos y cada quién tiene su parte para contrarrestarlo. Apelamos a la conciencia pública para que unidos acabaremos con este mal que nos corroe”, sustentaron ambas legisladoras del PNP en declaraciones escritas.