Elizabeth Rosa Vélez

La presidenta de la Comisión de Innovación, Telecomunicaciones, Urbanismo e Infraestructura, Elizabeth Rosa Vélez. (Suministrada)

Una veintena de organizaciones comunitarias reclamaron mayor participación en los procesos de toma de decisiones relacionadas a la instalación de torres de telecomunicaciones durante una vista de la Comisión de Innovación, Telecomunicaciones, Urbanismo e Infraestructura del Senado de Puerto Rico.

Los grupos también solicitaron el establecimiento de mayores distancias entre las antenas e instalaciones como escuelas, hospitales y residencias, al tiempo que exigieron un proceso más riguroso de notificación a las comunidades previo al inicio de las construcciones.

“Hemos sido víctimas de las construcciones desmedida de torres de telecomunicaciones sin que se nos tome en consideración, violando un sinnúmero de leyes federales”, expresó durante la vista Wanda Ríos, portavoz del Comité Pro-Bienestar La Margarita en Salinas.

El proceso forma parte de la evaluación del Proyecto del Senado 319 que busca crear la Ley de Seguridad Ciudadana sobre la Construcción, Instalación y Ubicación de Torres de Telecomunicaciones de Puerto Rico.

“Este proyecto es necesario para crear una armonía entra las telecomunicaciones y el ambiente del ser humano y más aun restablecer los derechos que se nos han arrebatado bajo la actual Ley 89-2000”, agregó la líder comunitaria.

En cambio, tanto la Junta de Planificación como el Negociado de Telecomunicaciones expresaron no favorecer el proyecto bajo el pretexto de que la actual ley y otros estatutos federales ya atienden los reclamos.

En el caso del Negociado de Telecomunicaciones, un representante de la dependencia advirtió que “muchos de los artículos contenidos en el proyecto, imponen cargas onerosas y trabas excesivas al desarrollo de las torres de telecomunicaciones”.

Le legislación, aseguró, “prácticamente, buscan prohibir la construcción de nueva infraestructura de telecomunicaciones”.

El Negociado además enfatizó que “en un mundo conectado y globalizado, es necesario contar con una infraestructura sólida que nos permita competir de tú a tú con el resto del mundo y crear riqueza y desarrollo económico para nuestra isla”.