SESION
Morales solicitó al gobernador que remueva de inmediato al director regional de San Juan. >Archivo/ EL VOCERO

 

Cada vez son más los países que abren el debate sobre otorgar una licencia laboral de uno a tres días para las mujeres que tienen menstruaciones dolorosas. Licencias de este tipo ya existen en Japón, Corea del Sur, Taiwán, Indonesia, y hasta en algunas empresas privadas del Reino Unido, y Puerto Rico está dispuesto a evaluar este tipo de iniciativa que favorece a la mujer.

El presidente de la Comisión de Salud en la Cámara, Juan Oscar Morales, expresó que está dispuesto a recibir legislación para que las empresas permitan darles a las mujeres una licencia menstrual.

“No cierro las puertas. Hay que evaluarlo. Ver el proyecto que se radique y darle una evaluación seria y ver si amerita en realidad que se otorgue esa licencia que están pidiendo”, dijo Morales en entrevista con EL VOCERO.

El también representante del Precinto 3 de San Juan opinó que “es la primera vez que yo escucho esto (en Puerto Rico), aunque hay unos países que lo tienen. Por eso digo que hay que evaluarlo porque yo llevo 20 años en esto de los recursos humanos y estoy casi seguro que no existe en Puerto Rico un patrono que otorgue este tipo de beneficio en Puerto Rico”.

Al momento, en el País no existe legislación o ley que faculte a las empresas a otorgar esta licencia.

No es un tema de género

Mientras, una empleada de una cadena de cine en la Isla, que prefirió mantenerse en el anonimato, comentó a este rotativo que cuando le da un dolor fuerte de menstruación lo único que hace es quejarse por la dolencia, “revolcarse” por toda la cama y “casi llorar”.

“Antes de que existieran (las pastillas) Motrin hay algo que se utiliza para el dolor, que es como si fuera una bolsa. A eso yo le echaba agua caliente y me la ponía y con eso me dormía. Eso me relajaba”, dijo la joven de 25 años, quien especificó que en su primer día de menstruación “no puedo caminar. Tengo que estar sentada o acostada”.

Asimismo, la estudiante de la Universidad del Sagrado Corazón (USC), Jessica Martínez mencionó que “un par de veces en la universidad no me pude parar para ir a clases. El dolor era muy fuerte”. “Yo creo que sí deberían existir esos días libres, porque cuando los dolores son tan bravos, no dejan hacer nada”, puntualizó Martínez.

¿Afecta el rendimiento deportivo?

Una de las actividades donde más se ponen de manifiesto las consecuencias físicas de los dolores menstruales en las mujeres es en la práctica deportiva profesional. Por ejemplo, la nadadora china, Fu Yuanhui, abrió el debate durante los últimos Juegos Olímpicos, cuando le dijo a una periodista en vivo y mientras aguantaba el dolor, que no había podido dar lo mejor de sí porque estaba en su segundo día de menstruación. “Sí (mi vientre duele) porque mi periodo vino ayer. Me siento un poco débil y agotada, pero esto no es una excusa. De todos modos, no lo hice bien”, dijo Yuanhui, en ese entonces.

Panorama mundial

Desde 1947, las mujeres en Japón les dan descanso médico por dolores menstruales. En Corea del Sur, las trabajadoras tienen derecho a un día de descanso cada mes desde 2001, por la misma razón. 

Para el 2014, Taiwán hizo cambios en su legislación para conceder a las trabajadoras hasta un día de permiso menstrual por mes. En Indonesia, se les da dos días al mes por ley.

Además, esta semana el Tribunal de lo Contencioso Administrativo y Fiscal del Estado de México aprobó que sus trabajadoras tengan un día de descanso pagado cada mes cuando presenten dolor menstrual intenso. También Italia dio el primer paso para la licencia menstrual, después de que un proyecto de ley para dichos fines fuese radicado en la cámara baja del Parlamento del país.

De igual forma, la empresa Culture Machine, ubicada en Mumbai, India, ha implantado una nueva política mediante la cual sus empleadas pueden tener libre el primer día de su menstruación, y han realizado un llamado para que el resto de las empresas hagan lo mismo. La compañía publicó un vídeo en la red social Youtube en el que varias empleadas hablan sobre cómo se sienten durante el primer día de su menstruación.