Aponte Dalmau

Aponte Dalmau afirmó que la cantidad de resoluciones investigativas radicadas en el Senado supera la cifra de proyectos de ley. >Archivo/EL VOCERO

A más de 50 días desde que la nueva administración del Partido Nuevo Progresista (PNP) asumió las riendas del País, la Legislatura no ha logrado concluir el trámite de ningún proyecto de ley, por lo que el gobernador Pedro Pierluisi tampoco ha firmado ninguna medida en este periodo.

El Ejecutivo depende de la Legislatura para convertir en ley cualquier iniciativa legislativa o de administración de política pública, según dispone el balance de poderes de la Constitución de Puerto Rico.

Una revisión de los trámites de leyes firmadas desde 2008 hasta el presente, evidencia que los pasados gobiernos firmaron leyes a pocos días del comienzo del año o de asumir el mando. En ese periodo, la fecha en que se firmó la primera ley del año fluctuó entre el 1ro de enero y el 10 de febrero. La más tarde la firmó el entonces gobernador Alejandro García Padilla, el 10 de febrero de 2013, y se trató de la Ley de Empleos Ahora, la cual estipulaba la creación de 50,000 nuevos puestos en un término de 18 meses.

El abogado constitucionalista Carlos Ramos expresó que tanto el poder Ejecutivo como el Legislativo mantienen un flujo “lento”, y considera que por parte del gobernador impera la gobernanza mediante orden ejecutiva. De hecho, no fue hasta el pasado 17 de febrero que Pierluisi presentó el primer paquete con cuatro proyectos de administración, que incluye una medida para que la Oficina del Contralor audite la deuda pública de Puerto Rico.

“Estoy sorprendido porque hay muy pocos proyectos de administración sometidos. Eso se puede explicar en parte por la coyuntura de que el partido político que está en el poder (el PNP) no domina la rama legislativa y aunque la rama legislativa la domina el Partido Popular Democrático (PPD), pues la situación es más compleja porque hay que contar con los demás partidos (Independentista Puertorriqueño, Movimiento Victoria Ciudadana y Proyecto Dignidad) para aprobar cualquier ley o resolución”, expresó.

Ramos manifestó que existe una percepción de pasividad y de que no hay grandes iniciativas. “Diría que tampoco desde el punto de vista de legislación hay grandes iniciativas, salvo los anuncios que han hecho algunos grupos nuevos allí representados, pero tampoco veo acción en ninguno de los dos cuerpos (Cámara y Senado). Dejamos a un lado las iniciativas individuales y tampoco veo una Legislatura muy activa en los asuntos fundamentales del País”, concluyó.

Lo atribuyen a cantidad de partidos

El liderato del PPD en el Senado justificó el retraso en la atención de medidas legislativas al señalar que la radicación de proyectos ha sido lenta debido a la variedad de delegaciones que lo componen. “Existe una explicación bastante lógica y es que cuando tienes una administración que viene a probar una política pública, al comienzo la administración ya viene con un bloque de medidas para comenzar a legislar y de darle forma a lo que será esa política pública. En este caso no hay una política pública definida ni ningún proyecto de administración”, expresó el portavoz de la mayoría del PPD en el Senado, Javier Aponte Dalmau.

Señaló que la cantidad de resoluciones investigativas radicadas supera la cifra de los proyectos de ley en el Senado y que “todavía no están cruzando proyectos de la Cámara”.

“Ya la semana que viene iremos bajando proyectos, pero al tener delegaciones tan variadas pues la radicación tiende a ser más lenta. Como no hay una política definida y él (Pierluisi) no tiene una mayoría legislativa, la gran mayoría de las decisiones de él las está haciendo mediante órdenes ejecutivas”, explicó el legislador.

Ayer el portavoz de la minoría del PNP en el Senado, Thomas Rivera Schatz, advirtió que pronto se cumplen los primeros 100 días del nuevo gobierno y que los funcionarios elegidos tendrán que rendir cuentas. Destacó la necesidad de evaluar dónde ha quedado la legislación programática del Ejecutivo y la ofrecida por los partidos emergentes.

“Los que fuimos electos conocíamos los retos, desafíos y circunstancias que hallaríamos. No hay excusas para nadie”, señaló el senador novoprogresista.

Priorizan la controversia

Por su parte el expresidente del Senado, Kenneth McClintock, manifestó que en el 90% de los asuntos hay consenso entre el PPD y el PNP, aunque destacó que la Legislatura ha decidido dedicarle más atención a los asuntos controversiales en los que no hay acuerdo.

“Algo que se tiene que aprender de esta situación es que si te pones a bregar con un tema en el cual no están de acuerdo la Legislatura y el gobernador, pues estás perdiendo el tiempo. Puedes hacer cinco días de vistas públicas, tres días de debate y cuando la medida llegue a La Fortaleza, el gobernador va a vetar el proyecto. Si eso es parte de una agenda de que quieren lucir confrontativos, pues eso no es bueno”, afirmó.

Explicó que Pierluisi estuvo esperando a que se configuraran las comisiones legislativas para someter los proyectos de administración. “Las comisiones tardaron en ser configuradas y la Legislatura ha tardado en calentar motores y él no iba a someter proyectos en lo que las comisiones no estaban constituidas. Él se tomó su tiempo y lo consultó con el caucus del PNP antes de aprobarlo”, puntualizó McClintock.

Mientras, la portavoz de prensa de La Fortaleza, Sheila Angleró, indicó a EL VOCERO que a la fecha no ha llegado ningún proyecto legislativo para la firma del gobernador. “Lo único que se ha recibido es una comunicación del Senado —sobre la Resolución del Senado 54— solicitando que se apruebe una orden ejecutiva de violencia de género. Tema atendido en la Orden Ejecutiva 2021-13”, sostuvo.

Este rotativo solicitó una expresión del presidente cameral Rafael “Tatito” Hernández sobre el proceso de radicación y aprobación de medidas, pero al cierre de esta edición no se recibió respuesta.

Periodista destacada en la Legislatura de Puerto Rico.