Juan Dalmau

El senador Juan Dalmau mostró la comunicación y habló de su preocupación ante una situación de emergencia como los recientes terremotos.

Avisar a la ciudadanía en situaciones de emergencia a través de las emisoras radiales y la televisión en Puerto Rico toma más tiempo desde que el huracán María en 2017 inhabilitó la mayoría de las unidades repetidoras de Radio NOAA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica).

Esto es lo que permite a nivel local poder transmitir información meteorológica, alertas por emergencias industriales, disturbios públicos, maremotos y la conocida Alerta Amber sobre menores de edad desaparecidos.

Desde entonces, han sido múltiples las ocasiones en que coordinadores del Sistema de Alertas de Emergencia (EAS) han informado al Negociado de Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (Nmead) sobre las limitaciones y del riego que supone.

En una carta con fecha del 20 de enero —poco después del terremoto de magnitud 6.4 y a la cual tuvo acceso EL VOCERO— el Comité Estatal de Comunicaciones de Emergencia (SECC, por sus siglas en inglés) le advirtió al secretario del Departamento de Estado, Elmer Román, y al secretario del Departamento de Seguridad Pública, Pedro Janer, sobre la situación.

El SECC es la entidad que coordina el Sistema de Alertas de Emergencias de Puerto Rico, y en su comunicación al DSP señalan que su intención es “ponerlos al tanto de la precaria situación en la que se encuentra el principal medio que tienen nuestras agencias de seguridad pública para alertar a la población en situaciones de emergencia”.

El senador independentista Juan Dalmau —quien también tuvo acceso a la comunicación— habló de su preocupación ya que en la carta se indica que al día de hoy solo queda en operación una unidad repetidora de NOAA, que se encuentra en el Cerro La Mesa en Aguas Buenas y que sirve al área metropolitana. Otra repetidora —que ubica en Monte del Estado en Maricao— presta servicio de manera intermitente a las regiones oeste, suroeste y noroeste.

Antes del huracán María existían en la Isla cuatro unidades repetidoras, aunque la recomendación del NOAA es que sean cinco.

“La información que estoy denunciando hoy es que desde antes de María —pero en particular a partir de noviembre de 2017— las agencias concernidas de seguridad y manejo de emergencia del País saben que Puerto Rico no tiene un sistema de alerta eficaz y rápido para responder a un terremoto, tsunami, a una emergencia repentina e incluso a un fenómeno atmosférico, lo cual va a costar vidas porque no habría un sistema inmediato y eficaz para dar una alerta”, afirmó Dalmau.

Al momento, las zonas más desprovistas de recibir una alerta inmediata son el centro y el este de la Isla. Mientras que las alertas a las regiones oeste, suroeste y noroeste —a través de la repetidora de Maricao— están sujetas a la disponibilidad y la intermitencia del sistema.

Advertido el gobierno

El presidente del SEEC, Alfonso Giménez Porrata, admitió a EL VOCERO que no ha recibido una respuesta de Janer ni de Román a su advertencia sobre la situación. “Siempre ha habido menos repetidores de los necesarios y un estudio que hizo NOAA —hace unos años atrás— indicó que en Puerto Rico se necesitaban al menos ocho repetidores. Después de María solo uno está operando a tiempo completo y otro de manera intermitente”, confirmó.

“Al faltar repetidores, en estos momentos imposibilita que Manejo de Emergencias pueda producir una alerta que abarque toda la Isla”, agregó el experto, quien estimó que cada repetidora tiene un costo no mayor de $50,000.

Mencionó que el Sistema de Alerta de Emergencias está integrado por emisoras de radio y televisión, así como sistemas de cables. La cadena empieza con la alerta de la agencia, luego con una comunicación automatizada a las emisoras y finalmente estas la transmiten a los ciudadanos.

“El repetidor de Maricao le da servicio a las regiones oeste, suroeste y noroeste, pero esa zona central de Lares a Jayuya está desprovista de un sistema de alerta”, detalló.

Dijo, no obstante, que la necesidad de actualizar los repetidores se le ha señalado durante años a los gobiernos.

Varias las comunicaciones

Según Dalmau, el SECC también se comunicó el 27 de noviembre de 2017 con las agencias de gobierno exigiéndole que aumenten la cantidad de repetidoras, que actualicen el sistema de NOAA y recomiendan la utilización de otro sistema moderno que integra los teléfonos celulares.

“Luego, en marzo de 2018 ese comité vino a vistas públicas en el Senado e hicieron el mismo planteamiento de que si en Puerto Rico surge un tsunami o un terremoto... es decir, casi un año antes de los temblores estaban anticipando que había que tomar medidas para unas notificaciones para si había que evacuar áreas, movilizar población o un desastre natural”, detalló.

El senador se refirió a una investigación que condujo la comisión senatorial de Seguridad Pública sobre el uso, manejo y condiciones actuales de las sirenas de alerta de tsunami y el Sistema de Alerta de Emergencias. El informe final de la Resolución del Senado 563 —con fecha de septiembre de 2019— sugiere que acojan las recomendaciones que hizo el SECC para modernizar el sistema de repetidores de la NOAA y preparar un sistema de información central que podría operar desde el mismo Centro de Mando del Negociado de Manejo de Emergencias (Nmead) para ofrecer información e instrucciones al público cada 30 minutos.

“Un gobierno incomunicado cuesta vidas porque es incapaz de comunicar a la ciudadanía el peligro que corre, y, además, incapaz de preparar los planes de emergencias a base de los simulacros que hay que realizar”, sostuvo Dalmau.

Apuntan a Vieques

El DSP también propone que instalen una repetidora en Vieques en lugar de en Santa Cruz —como era anteriormente—, indicó Janer en declaraciones escritas.

“El Servicio Nacional de Meteorología ha identificado unos bolsillos en los que los sistemas de alerta funcionan con menos rapidez que en otros. El SNM le pidió a NOAA que instale una torre de 300 ‘watts’ en Vieques en lugar de Santa Cruz, como proponen”, señaló.

Janer sostuvo que de instalarse ese sistema se mejoraría el mecanismo de alerta en la Isla, incluyendo a las Islas Vírgenes.