Carlos Mellado

Secretario de salud, Carlos Mellado

El Departamento de Salud presentó ayer el protocolo a seguir para poder reabrir las escuelas públicas y privadas a partir del mes que viene en medio de la pandemia del Covid-19, como procura el gobernador Pedro Pierluisi.

El plan no establece la lista de escuelas que pueden abrir, los horarios, los grados o la cantidad de estudiantes que podrá estar en cada salón. Según el designado secretario de Salud, Carlos Mellado, esto es una determinación que debe tomar el Departamento de Educación y cada plantel que pueda abrir.

Salud reveló un portal en el que incluirá el nivel de contagio con Covid-19 en cada municipio. Si la Isla está en un punto alto de contagio –establecido con el color rojo–, las escuelas no podrán abrir. De igual forma, los pueblos con niveles altos de contagio tampoco podrán abrir sus planteles. Ahora mismo hay 31 municipios que están en nivel rojo. Pero, como estos niveles cambian constantemente, Salud dijo que los miércoles evaluarán los niveles de contagio a nivel isla y a nivel municipal para determinar qué pueblos pueden reabrir sus escuelas el siguiente lunes.

Tampoco podrán abrir los planteles que no estén registrados en el bioportal del Departamento de Salud, donde se recibe información de los casos positivos a Covid-19 y dan seguimiento a los posibles contactos. Todas las escuelas públicas están registradas en este bioportal, pero no así las privadas. Según se informó en conferencia de prensa, poco menos de 400 planteles privados han cumplido con inscribirse en el bioportal. Esto representa cerca del 55% de las escuelas privadas en la Isla.

“Lo que estamos haciendo en el Departamento de Salud es a petición de las escuelas privadas y públicas que han decidido poder hacer realidad que los niños comiencen un sistema dual. Ahora mismo están dando clases de manera virtual y lo que queremos es que puedan tener la alternativa para que los padres que así lo deseen, tengan esa alternativa de que los niños puedan interactuar. Esto es importante sicosocialmente hablando”, indicó Mellado.

“Más allá de la polémica de si abren o no abren, como pueblo debemos pensar qué sacrificio podemos hacer para que los niños estén en la escuela”, sostuvo el funcionario.

Las escuelas podrán abrir con una autorización preliminar de Salud. Pero, si la agencia luego determina que no cumplen con el protocolo, tendrán que cerrar hasta recibir otra autorización.

Clave el sistema de rastreo

De acuerdo con el secretario de Salud, hay 800 funcionarios que estarán encargados de esta vigilancia. Esto, porque integrarán a los funcionarios de los sistemas de rastreo de casos de Covid-19 en cada municipio. Ya todos los municipios tienen un sistema de rastreo epidemiológico integrado al sistema de Salud y será a través de estos programas que se inspeccionarán las escuelas.

En la conferencia de prensa, Fabiola Cruz, la aún directora del Sistema Municipal de Investigación de Casos y Rastreo de Contactos (Smicrc) de la agencia, informó que si se identifica un brote en un salón de clases, este tendrá que cerrar. De igual forma, si se identifican dos brotes en una escuela, la misma también deberá cerrar.

Entre los requisitos con los que deben cumplir las escuelas está garantizar la ventilación en los salones y tener un salón de aislamiento en caso de que algún estudiante o maestro desarrolle síntomas de Covid-19 o para aislar a alguien que sea identificado por el sistema de rastreo como un posible contacto de un caso del mortal virus.

Extensa lista de gestiones

El protocolo con el que deben cumplir las escuelas incluye desinfectar las instalaciones previo a recibir a los estudiantes, preparar un plan de llegada escalonada del personal y los estudiantes, realizar cernimiento de temperaturas diarias a los menores y realizar la hora de almuerzo en los salones y no en el comedor.

Salud preparó una lista de cotejo con cerca de 70 gestiones con las que deben cumplir las escuelas antes de poder abrir. Esto incluye, entre otras cosas, asegurar acomodo razonable para el personal que tenga que trabajar a distancia por estar en cuarentena; tener personal para el área de los baños; tomar varios adiestramientos sobre el uso del bioportal de Salud y la ley de protección de información de los pacientes conocida como Ley Hipaa; contar con un plan de empleados sustitutos o alternos y desarrollar una estrategia para dividir grupos y garantizar el material a los estudiantes que no puedan o no quieran acudir a la escuela cuando abran los portones.

Guardia Nacional hace llamado

Por su parte, el ayudante general de la Guardia Nacional, José J. Reyes, buscó aclarar que cuenta con vacunas suficientes para administrar primeras y segundas dosis de las vacunas contra el Covid-19 a maestros, personas mayores de 65 años y primeros respondedores que tengan cita para vacunarse en los centros de vacunación que opera.

Reyes dejó saber a EL VOCERO que varias de las personas que tenían citas para vacunas no acudieron luego de que se informara que se detuvo la llegada de dosis a la Isla por causa de las tormentas de nieve que afectan parte de Estados Unidos.

Reyes afirmó que los 14 centros de la Guardia Nacional estarán vacunando toda la semana que viene porque cuentan con más de 20,000 vacunas de las que llegaron la semana pasada. Según se explicó, hay personal docente y no docente de escuelas públicas y privadas que tienen cita para primera y segunda dosis, al igual que personas mayores de 65 años y primeros respondedores. En el caso de los primeros respondedores, muchos ya están en el proceso de la segunda dosis.

Seguirán guías de los CDC

De otro lado, luego de que se publicara información de estudios que apuntan a que solo la primera dosis de la vacuna de Pfizer y BioNTech representa una protección del 85%, el secretario de Salud aseguró que continuarán la recomendación de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) y que no cambiarán el proceso de vacunación para colocar solo una vacuna.

“Vamos a seguir las guías. Recibimos la vacuna de los CDC y ellos nos dicen cómo se va a utilizar y hasta ahora vamos a utilizar las dos dosis”, sentenció Mellado.

En el estudio publicado el jueves en la revista The Lancet, el cual fue realizado en el Centro Médico Sheba, en Israel, realizaron una muestra de 7,000 trabajadores de la salud. El resultado, se informó, fue que se redujeron en un 85% los pacientes con Covid-19 sintomático luego de 15 a 28 días de recibir la primera dosis del fármaco de Pfizer y BioNTech.