leptospirosis

La comunicación del paciente con su médico es la clave para identificar enfermedades con síntomas parecidos a los de una gripe común, pero con consecuencias mucho más graves como es el caso de la leptospirosis.

Este es el mensaje de la veterinaria Brenda Rivera, portavoz del Colegio de Médicos Veterinarios de Puerto Rico, quien hace un llamado de prevención y acción a la población en riesgo a la exposición de esta enfermedad zoonótica, que se transmite del animal al ser humano.

“El 90% de los pacientes de leptospirosis presentan síntomas que se pueden confundir con una monga y el 10% tiene síntomas severos que requieren hospitalización. De estos, el 1% termina en defunción (fallecimiento). Por eso es importante que el paciente le deje saber a su médico dónde ha estado o si tiene un trabajo con riesgo de exposición a la enfermedad”, explicó la también epidemióloga.

La experta se refiere a que la bacteria que proviene de la orina de los animales infectados se transmite a través de heridas abiertas o membranas mucosas, por medio de agua contaminada, desperdicios y tierra húmeda.

La enfermedad se transmite también a través de la exposición a latas infectadas con orina de ratones que no se han limpiado. Esto pone en riesgo a los trabajadores agrícolas, jardineros, criadores de gallos, vacas o cerdos, recogedores de escombros y personas que visitan cuerpos de agua donde prolifera la bacteria.

“Si el paciente se atiende de forma temprana y comienza con antibiótico, tienen mejor probabilidad de recuperación. Lamentablemente algunos llegan dos semanas después de contraer la enfermedad y presentan problemas como fallo renal y problemas de coagulación, entre otros, que son muy difíciles de tratar”, abundó sobre la enfermedad que tiene más de 200 variantes y la más común es la cterohemorrágica.

Medidas con los perros

Los perros también pueden enfermarse y transmitir la enfermedad si están expuestos a campos o patios, cuando no están vacunados contra esta enfermedad. Presentan síntomas de diarrea, dificultad al respirar, piel y ojos amarillentos y pérdida de peso injustificada.

“Otra situación que pone en riesgo a las personas es cuando limpian lugares donde almacenan artículos; son espacios que atraen a los ratones. Aconsejo usar botas de hule, guantes y mascarillas para proteger las heridas y mucosas. En Puerto Rico usualmente la gente se contamina en aguas contaminadas, campamentos, actividades de jardinería, etc. El paciente diabético también tiene que tomar precauciones”, añadió la epidemióloga.

Mayor riesgo en tiempo de lluvia

A pesar de que la enfermedad puede detectarse durante todo el año —sobre todo en el trópico— es más común durante la época de lluvia.

Durante esta temporada también se presentan más casos de influenza, dengue y chikungunya, padecimientos que tienen síntomas muy parecidos y pueden confundir el diagnóstico.  

Los síntomas más comunes de la primera fase de la leptospirosis son fiebre, vómitos, dolor de cabeza, dolor en los músculos, diarrea, ojos rojos, rash, pérdida de apetito y dolor abdominal. La segunda fase presenta meningitis o fallo hepático, y tanto los ojos como la piel del paciente se tornan amarillos.

Tres muertes en 2019

Según el Departamento de Salud y la Oficina de Epidemiología e Investigación de Puerto Rico, el promedio de casos reportados durante el periodo 2015-2019 fue de 33 casos. En el año 2019 hasta el presente se han reportado 25 casos confirmados y 3 muertes.

Después de los huracanes Irma y María en el año 2017, hubo un aumento significativo de casos por leptospirosis y otras enfermedades infecciosas. Para el año 2017 se reportaron 54 casos confirmados y 9 muertes por esta enfermedad. Para el año 2018 se reportaron 52 casos confirmados y 6 muertes.