AEE, Autoridad de Energia Electrica, Oficinas Centrales
>Archivo/EL VOCERO

 

En el más reciente informe sometido ante el Negociado de Energía de Puerto Rico (NEPR), la empresa privatizadora LUMA Energy enumera los contratiempos que ha encontrado en los pasados meses y que, según sostiene, podrían afectar la implementación del contrato con la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) para junio, como establecen las cláusulas del acuerdo.

El documento señala que en enero la empresa —con un contrato $1,500 millones por 15 años  para operar y administrar la transmisión y distribución de energía— adelantó trabajo en el área de reclutamiento y en atender asuntos regulatorios.

Sin embargo, destacó la falta de información por parte de la AEE y los retrasos con el gobierno entre los problemas principales para implementar el acuerdo.

“Hay retos que continúan y que están impactando la efectividad de esta transición”, indica el informe. “Durante este tiempo avanzamos poco en el esfuerzo por superar estos retos. De todas maneras, estos retos persisten y no parecen tener una solución real. Se han convertido en una preocupación real, considerando el tiempo que queda para cumplir con la fecha del 1ro de junio para comenzar nuestro servicio”, señala.

Aseguró que para los 1,000 puestos de trabajo que ha anunciado ha recibido 17,000 solicitudes de 7,500 personas, lo cual supone que los solicitantes han presentado interés en varias posiciones de empleo. Aunque la empresa aclara que no ha comenzado el proceso de reclutamiento fuera de la AEE, estos puestos sí se han hecho públicos. Las entrevistas a los candidatos externos, indica el informe, deben comenzar en algún momento durante este mes.

“Continuamos rogando para recibir información clara y precisa sobre el plan de pensiones de la AEE para que eso ayude en el proceso de reclutamiento. Esto es uno de los asuntos más cruciales para los empleados a la hora de considerar opciones de trabajo”, expone el documento de LUMA.

No obstante los planteamientos en el informe oficial, en declaraciones escritas LUMA declaró ayer tarde a EL VOCERO que están “completamente enfocados en la fecha de inicio del 1ro de junio”.

“Estamos invirtiendo toda nuestra energía y recursos sustanciales para prepararnos para una transición ordenada de la operación y mantenimiento del sistema de transmisión y distribución de energía eléctrica de Puerto Rico. Ha habido retos a lo largo de este período de transición inicial que hemos identificado e informado con diligencia y que estamos en proceso de resolver”, indicó la empresa en la comunicación.

Insistió en que “si todas las partes involucradas también se mantienen enfocadas en el objetivo común, superaremos los retos y llegaremos a la fecha de inicio según lo hemos planificado”.

“El único enfoque de LUMA sigue siendo la transformación del sistema de energía eléctrica de Puerto Rico en uno confiable, centrado en el cliente, económico y resistente”, afirmó.

Sin comentarios por ahora la AEE

A la pregunta de EL VOCERO sobre un posible retraso en el proceso de transición, la corporación pública expresó por escrito que “tan pronto la AEE reciba, evalúe y responda al Negociado de Energía de Puerto Rico los planteamientos de dicho informe, les dejaremos saber”.

Mientras, desde el NEPR se indicó que solo tienen jurisdicción sobre el asunto planteado por LUMA en el informe “si se somete una disputa ante su consideración”.

“El proceso correspondiente es que cualquier controversia contractual o un posible incumplimiento de las obligaciones pactadas debe ser resuelta por la Autoridad para la Alianzas Público Privadas (AAPP)”.

Al respecto, Fermín Fontanés, director ejecutivo de la AAPP, informó que desde que comenzó el proceso de transición entre LUMA y la AEE en julio de 2020 el privatizador presenta un informe mensual ante el NEPR, en el cual hace planteamientos sobre los trabajos realizados, avances alcanzados y retos encontrados, “por lo que no se trata de información desconocida”.

Advirtió que como parte del proceso y a medida se acerca la fecha proyectada para la culminación de la fase de transición “es de esperar que LUMA levante sus hallazgos”. Señaló que todos los informes están disponibles en la página electrónica de la AAPP.

“Reiteramos que LUMA se ha encontrado con la realidad de una operación aun más deteriorada de lo que conocíamos en la Autoridad de Energía Eléctrica, que ha requerido un gran trabajo de organización y análisis como parte del desarrollo de un plan de optimización del sistema. Queda claro que es una transacción compleja y que estamos hablando de transformar uno de los servicios más importantes en Puerto Rico”, manifestó Fontanés.

Reacciona el Senado

El portavoz de la mayoría popular en el Senado, Javier Aponte Dalmau, puntualizó que el informe de LUMA lo que pretende es “anticipar” un incumplimiento de contrato y evitar que esto les cueste. Criticó que pretendan contratar personal sin tener todos los detalles de los beneficios.

“El problema existente es que LUMA se ha puesto sumamente técnico en el proceso de contratación de empleados. Por una parte, han querido cambiar requisitos de contratación de un montón de plazas y, por otro, no han querido reconocer o divulgar los beneficios laborales y marginales de los empleados. Por tanto, se les ha complicado el proceso de reclutamiento. También están contratando corporaciones de Estados Unidos a unos salarios altísimos —que son los gastos que reclama la Utier (Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego)— pero aun así al final del día se les está haciendo difícil cumplir con los informes”, aseguró.

El senador popular ya adelantó que investigarán los términos del contrato. “Anticipando que no van a cumplir y buscando mitigar la posibilidad de multas y penalidades contenidas en el contrato le anuncian al Negociado de Energía que con toda probabilidad no van a comenzar en junio. Todo es anticipándose para evitar que el incumplimiento les vaya a costar dinero”, advirtió.Levanta dudas la Utier

El presidente de la Utier, Ángel Figueroa Jaramillo, expresó por su parte que LUMA lo que procura es allanar el camino para no comenzar a ofrecer el servicio a partir de junio. Cuestionó que la empresa lamenta no recibir información sobre cómo operar el sistema cuando se supone que para esto fue contratada.

“Esto demuestra claramente que vinieron a aprender. Se contrató una compañía que alegadamente tiene un prestigio y han facturado $88 millones en aprendizaje. Ahora se quejan de que los que les tienen que enseñar —porque son los que saben— no les enseñan”, afirmó Figueroa Jaramillo, quien ha abogado por la eliminación de este contrato de privatización y ha cuestionado que el acuerdo no cumple con las cláusulas del convenio colectivo.

El gobernador Pedro Pierluisi creó un comité para evaluar el contrato de privatización de la AEE, encabezado por el designado secretario de Estado, Larry Seilhamer. Su portavoz de prensa confirmó que el comité se ha reunido en dos ocasiones.