Manifestaciones

Los reclamos y manifestaciones fueron constantes y se concentraron, principalmente, frente a La Fortaleza.

La activación de cientos de policías y la adquisición de equipo en respuesta a las manifestaciones para exigir la renuncia de Ricardo Rosselló a la gobernación implicaron un gasto de $2.1 millones y todavía faltan horas extras por pagar.

El pago de tiempo extraordinario a los policías que trabajaron durante las protestas en el Viejo San Juan asciende hasta ahora a $1.4 millones. A esto se suman $767,788 para comprar “equipo para control y manejo de multitudes”.

Axel Valencia, director de la oficina de prensa de la Policía, dijo a EL VOCERO que este pago de horas extras corresponde al periodo entre el 11 de julio y el 5 de agosto. Según dijo, esta cifra podría aumentar pues no se han pagado todavía todas las horas extras y faltan algunas por ser reclamadas.

“Mientras ellos (los policías) sigan entrando sus horarios, se siguen pagando. Hay personas que han entregado sus horarios y, por uno u otro error, se devuelve”, afirmó Valencia. “Falta gente todavía. Eso es lo que salió ahora”.

No precisó cuántos policías fueron activados para estos eventos. A este gasto habría que sumarle la activación de otras agencias, como el Negociado del Cuerpo de Bomberos y unidades tácticas del Departamento de Corrección y Rehabilitación, cuyos miembros también estuvieron destacados en La Fortaleza durante las protestas.

Las manifestaciones para reclamar la salida de Rosselló coparon buena parte del verano, desde que a principios de julio se dio a conocer el controvertible chat de Telegram entre el ahora exgobernador y sus más allegados. No fue hasta el 24 de julio que Rosselló anunció su renuncia y dejó vacante la gobernación el 2 de agosto.

Los reclamos y manifestaciones fueron constantes y se concentraron, principalmente, frente a La Fortaleza.

Por días, las manifestaciones terminaban con gases lacrimógenos que lanzaba la Policía para dispersar la multitud. Según dijo Valencia, los equipos adquiridos están aprobados por la reforma de la Policía, la cual está bajo la tutela del Tribunal federal. Según se informó en declaraciones escritas, esto incluye “equipo para la dispersión de multitudes en casos en donde la vida y propiedad de terceros se pueda encontrar en riesgo”.