San Juan Port Panoramic

La Guardia Costera emitió una nueva advertencia de seguridad al transporte de gas natural por la bahía de San Juan, como parte del proceso de gasificación de las unidades 5 y 6 de la Central San Juan de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE).

En un documento publicado a finales de la semana pasada, la Guardia Costera extendió hasta febrero las nuevas reglas de seguridad que tendrán que seguir las embarcaciones que transportarán gas hasta la costa de la capital.

El área de Operaciones de la AEE informó ayer que para diciembre se supone que esté en funciones la unidad 5 de esta central. Aunque existen -al menos- dos análisis de riesgo que ha hecho la Guardia Costera, estos no fueron entregados a EL VOCERO, al que se le exigió que se solicitaran mediante el proceso de un Freedom of Information Act (FOIA).

El anuncio emitido por la Guardia Costera establece una zona de seguridad de media milla alrededor de los barcos que transporten gas líquido al muelle de San Juan. Esta limitación fue primero impuesta entre el 13 de septiembre y el 15 de noviembre. La nueva fecha lo extiende hasta el 28 de febrero.

El documento indica además que deberá despejarse un radio de 50 yardas alrededor de cada uno de los buques cuando estén anclados al muelle denominado Puma Energy Dock.

“Esta área de seguridad es necesaria para proteger empleados, los barcos en tránsito y los tanques de gas líquido”, reza el documento de la Guardia Costera, que –además- determinó que entrar a este perímetro cerca de los barcos con gas líquido podrá hacerse solo con autorización del capitán del Muelle de San Juan.

La empresa NFEnergía, una subsidiaria de New Fortress Energy, firmó un acuerdo de $1,500 millones con la AEE para gasificar las unidades 5 y 6 de la Central de San Juan. El contrato es por los próximos cinco años.

La Guardia Costera ya ha evaluado la capacidad del puerto, la prevención de posibles choques entre cruceros y la viabilidad de que la empresa traiga un barco con gas cada tres días.

Vista pública 'si lo amerita'

José Rosario, comandante de la Guardia Costera, explicó que estas son las mismas regulaciones que ya aplican a otras embarcaciones que transportan gas propano. Según explicó, una vez estas directrices sean finales – dentro de 30 a 60 días – las publicarán para recibir comentarios del público. Convocarán una vista pública, dijo, solo si los comentarios que reciban así lo ameritan.

Detalló que en esta bahía no se permite pasar más de un barco o crucero a la vez. La Guardia Costera vigilaría entonces que ninguna otra nave se acerque a estos barcos cuando estén transportando el gas natural hasta el muelle.

“Esta (advertencia) es para dejarle saber a las embarcaciones que están transitando que la embarcación está haciendo una operación y que tengan precaución. Se usa para proteger la embarcación de gente que está transitando. Cuando se establece la zona, la Guardia Costera monitorea el área e intercepta para que entiendan que su área es restringida. Si alguna embarcación tiene que pasar esa zona, puede llamar a la Guardia Costera para poder pasar”.

Explicó que esta misma zona de seguridad existe ahora para los barcos que transportan gas propano por esta bahía.

“La nueva zona lo que hace es incluir a los nuevos barcos que van a traer gas natural”, explicó.

Sobre el proceso para autorizar la operación de esta planta, Rosario dijo que “una vez sometan todos los planes y la facilidad esté completada, tenemos que ir a hacer una inspección para corroborar que lo que los planes dicen igual a la infraestructura que está allí”.

Eso, dijo, sucederá cuando la empresa les solicite una inspección previo a comenzar operaciones.

“Estamos en cumplimiento”

Por su parte, la empresa New Fortress insistió en que están en cumplimiento con todas las leyes y reglamentos que aplican a la operación que esperan abrir en la Isla.

“En septiembre de 2019, NFE recibió una carta de recomendación por parte de la Guardia Costanera determinando que las vías costeras son adecuadas para la operación de gas natural y que cumplen con los requisitos de ubicación bajo las regulaciones federales existentes. Continuaremos trabajando con todas las agencias gubernamentales –tanto a nivel federal y local – a través del proceso de permisos y operación de nuestras facilidades”, dijeron en declaraciones escritas.

"Varios" análisis

Rosario confirmó que en análisis previos se había estimado la capacidad del puerto de San Juan y la prevención de posibles choques entre cruceros, como parte de las preocupaciones de las comunidades.

“Se examinan cuántas embarcaciones quieren traer y cómo estas embarcaciones pondrían en riesgo las operaciones que ahora mismo se llevan a cabo, y si el puerto tiene esta capacidad”, explicó. También comentó que “otra parte que se tiene que hacer es un análisis de riesgo operacional. Ahí se toma información histórica de la industria, se hacen diferentes escenarios, en este caso en la industria petrolera”.

“Esto (que se quiere hacer en San Juan) no es algo nuevo”, dijo Rosario, y destacó que en Boston hay un puerto que recibe cruceros y embarcaciones con gas natural.