viajeros 1
Las nuevas medidas buscan hacer más restrictivo el escrutinio de los visitantes a la Isla. >Archivo / EL VOCERO

A partir del 28 de abril, las personas que viajen a Puerto Rico y no presenten la prueba molecular con resultado negativo al covid-19 deberán pagar una multa de $300.

Esa será la penalidad a los que lleguen sin una prueba molecular cualificada SARS-CoV2 que haya sido realizada tres días o 72 horas previas a su arribo. Sin embargo, la multa quedará sin efecto una vez el viajero someta el resultado al BioPortal en un término 48 horas tras la llegada a la Isla.

La nueva orden administrativa (2021-499) firmada por el designado secretario del Departamento de Salud, Carlos Mellado, se suma a otras gestiones del gobierno para detener el ingreso de viajeros contagiados con covid-19 y bajar la tasa de positividad, que se ha disparado en las últimas semanas. El fin de semana entró en vigor la nueva orden ejecutiva del gobernador Pedro Pierluisi, también con medidas más restrictivas.

Actualmente, el 52% de los pasajeros que llegan a la Isla no entrega la prueba negativa al covid-19, confirmó Miriam Ramos Colón, epidemióloga a cargo del Sistema de Vigilancia Epidemiológica en el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín. Informó que el pasado mes de marzo 187,684 personas llegaron con el resultado de prueba negativo, para un total de 48%, versus 203,324 que no lo hicieron, para un 52%.

“Ese 52% que no entrega pruebas se va a minimizar dado que a la persona ahora se le requiere que se haga la prueba antes de llegar a Puerto Rico o será multado, y comoquiera tiene 48 horas para realizarse la prueba. Así que obviamente todo cambio con una orden ejecutiva como esta va a requerir un tiempo de acoplamiento del viajero, como del mismo sistema”, puntualizó Ramos en declaraciones a EL VOCERO.

La nueva orden administrativa cubre a todo pasajero que llegue también al Aeropuerto Internacional Mercedita, en Ponce; al Aeropuerto Internacional Rafael Hernández, en Aguadilla, o a cualquier otro aeropuerto en Puerto Rico en un vuelo procedente de alguna jurisdicción de Estados Unidos o cualquier otro destino.

La orden ejecutiva de Pierluisi delegó a Salud la responsabilidad de implementar medidas más restrictivas para las personas que viajen a Puerto Rico.

“La nueva orden ejecutiva que regula los asuntos del aeropuerto se divulgó el pasado viernes. Es la orden 2021-028 y esa orden lo que establece son los cambios significativos en cuanto a los controles y directrices que se tienen en el aeropuerto”, explicó Ramos.

“Los cambios más significativos los puedo resumir en tres puntos principales: el número uno es que esta orden le provee al Departamento de Salud la potestad de establecer las restricciones que entienda necesarias basado en el contexto epidemiológico y en la situación del país que haya referente al covid-19”, aseveró.

Añadió que la orden ejecutiva también deja que Salud establezca los protocolos y las directrices específicas. Agregó que ahora, con el requerimiento de la prueba molecular negativa realizada en un periodo previo a la llegada del visitante a la Isla, la “presentación de ese resultado se realiza mediante la misma Declaración de Viajero para que se pueda ajustar la evidencia”.

No obstante, la epidemióloga enfatizó que si el viajero no cumple el requisito, entonces se impone la multa de $300 y deberá enfrentar más consecuencias. La portavoz de Salud, Lisdián Acevedo, indicó que quienes incumplan con la orden y tampoco paguen la multa podrían ser arrestados.

Ramos destacó como “importante que a partir de la implementación de esta orden ejecutiva se elimina el que el viajero pueda escoger que se va a cuarentena. También otro punto importante que se especifica en la orden es que una persona que se haya recuperado de la infección recientemente pueda presentar entonces la documentación que evidencia su recuperación”.

viajeros 2
El epidemiólogo del municipio de Ciales, Luis Xavier Mayol, entiende que el aumento en la cantidad de casos positivos a covid-19 no proviene de los viajeros. >Archivo / EL VOCERO

La evidencia se solicita porque las personas que se han recuperado de covid-19 pueden seguir arrojando un resultado positivo hasta por 90 días después de la infección. Por lo tanto, la persona que haya tenido diagnóstico positivo dentro de 90 días —pero ya está recuperada— tiene que someter en la plataforma de Salud el resultado positivo de la prueba y la evidencia de que su aislamiento fue levantado.

“En ese caso puede ser una certificación médica y la declaración de viajero establece cuáles son los requerimientos para esa certificación médica o evidencia de que el Departamento de Salud, jurisdicción o sistema epidemiológico que le dio seguimiento le dio evidencia de que se levantaba su aislamiento y que podía entonces viajar a la Isla. En resumen, entonces el viajero tiene que llegar con la prueba y si no llega, tiene una sanción”, puntualizó la funcionaria.

Directrices para vacunados

La epidemióloga Ramos especificó que la realización de la prueba molecular se le va a estar requiriendo a los viajeros indistintamente de si están vacunados y haya pasado el periodo en el cual se entiende que la persona ya desarrolló inmunidad.

“Esa es una de las preguntas más frecuentes, ¿qué va a pasar con los vacunados? Pues con los vacunados va a pasar lo mismo que con los viajes internacionales, que no consideran el dato de vacunación un requisito que le exima de realizarse la prueba. La explicación científica para esto es que ya tenemos evidencia de casos totalmente vacunados y con la inmunidad desarrollada que lamentablemente se han infectado, incluso han terminado hospitalizados”, subrayó Ramos.

Un nuevo informe del Sistema Municipal de Investigación de Casos y Rastreo de Contactos (Smicrc) revela que 1,760 personas que ya habían recibido la primera dosis de la vacuna contra el covid-19 fueron diagnosticadas con el coronavirus posterior a la fecha de la inoculación.

Además, otras 286 personas con la serie de vacunación completada se contagiaron con el virus, según el informe. No obstante, el análisis sostiene que hubo 49% de reducción en la presencia de síntomas, en comparación con 83% en la población general.

El informe —que considera el periodo del 1ro de diciembre de 2020 al 14 de abril de 2021— señala que los casos con historial de vacunación están basados en los datos que informan los rastreadores en el proceso investigativo.

Se enfatiza que el reporte recoge una muestra limitada y da a entender que podría haber más contagios de personas vacunadas.

De acuerdo con la base de datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), en Puerto Rico hay 1,001,449 residentes que han recibido al menos una dosis de la vacuna. Mientras, 624,517 completaron la serie de vacunación. No obstante, para lograr la inmunidad de rebaño se necesita que el 70% o más de la población se encuentre vacunada.

Clave la prevención

Para el epidemiólogo del municipio de Ciales, Luis Xavier Mayol, la prueba obligatoria para entrar a Puerto Rico es “una excelente medida” y sobre todo que se elimine la cuarentena voluntaria.

“Ahora bien, la mayor cantidad de casos no son provenientes de viajeros, sino de personas con exposición laboral y exposición en lugares como restaurantes y centros comerciales. Es ahí en donde tienen que haber medidas un poco más restrictivas paulatinamente para frenar el contagio exponencial que estamos teniendo”, señaló Mayol.

Agregó que el principio de la salud pública es la prevención y no la reacción. “Con el porcentaje de hospitalizaciones en aumento estamos a tiempo de hacer cambios que nos ayuden a parar esta nueva ola de contagios”, sostuvo.

Maricarmen Rivera colaboró en esta historia.