Wanda Vázquez

La gobernadora Wanda Vázquez ya había adelantado hace una semana que tomaría nuevas medidas para manejar la entrada de visitantes a la Isla. 

Las nuevas medidas para controlar la entrada de visitantes positivos a coronavirus (Covid-19) en los aeropuertos de la Isla costarán sobre $7.5 millones, con una amplia logística que conllevará la contratación de 350 personas.

Todo el andamiaje deberá estar listo para comenzar a operar el próximo 15 de julio, cuando entren en vigor las nuevas restricciones para los viajeros que lleguen a Puerto Rico.

La gobernadora Wanda Vázquez, quien ayer detalló las nuevas medidas luego que se registraran tres brotes relacionados a visitantes positivos a Covid-19 que arribaron a la Isla en las pasadas semanas, dijo que ya se hizo un contrato con los laboratorios Quest por $7.5 millones para el uso de unas 100,000 pruebas moleculares.

A esa cantidad se suma otra inversión en infraestructura tecnológica, que incluye la compra de 200 computadoras y unos 300 celulares, que será sufragada con fondos del Coronavirus Aid, Relief and Economic Security Act (Cares Act). Este equipo se usará para el rastreo de casos y labores relacionadas.

El detalle del monto total de la inversión en fondos públicos para la adopción de medidas en aeropuertos no estuvo disponible. EL VOCERO solicitó cada una de las partidas al Departamento de Salud (DS), agencia encargada de la operación, pero se informó que no contaba con el balance al momento.

En el caso de la infraestructura tecnológica, la gobernadora lo mencionó como una inversión ya realizada. No obstante, no se informó cuántos fondos se destinarán para la contratación de las 350 personas que van a laborar en el proceso de vigilancia de viajeros, tanto electrónicamente como presencial. Se desconoce por cuánto tiempo serán contratadas y si no era aplicable el concepto de empleador único con empleados públicos.

“Como saben, el gobierno de Puerto Rico no puede controlar el tráfico aéreo, por lo que no podemos cerrar o controlar la cantidad de vuelos y/o pasajeros. Mas tenemos la potestad y la obligación de proteger a todos los que aquí vivimos, y por eso estamos implantando estas medidas para evitar mayores contagios”, manifestó Vázquez.

Como se espera que la gobernadora también anuncie en los próximos días un “paquete de rastreo municipal”, el secretario de Salud, Lorenzo González Feliciano, dijo que en ese momento podría dar un desglose más preciso de toda la inversión.

“Se va a presentar un paquete de rastreo municipal. Eso lo presentará la gobernadora la próxima semana y el monto absoluto y los municipios que van a participar del esfuerzo. De igual forma, se está incentivando a los otros municipios que no son parte del esfuerzo municipal”, mencionó González durante la conferencia de prensa celebrada ayer por la gobernadora en el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín.

La nueva orden ejecutiva

La mandataria informó de la nueva orden ejecutiva 2020-52 sobre nuevas normas a viajeros, tras asegurar que se ha establecido un plan para reactivar el turismo con la Compañía de Turismo de Puerto Rico (CTPR), conforme a los parámetros establecidos por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

“No podemos bajar la guardia, en especial con personas que viven en otros lugares y están contagiadas a veces sin saberlo. Es por eso que tenemos que establecer los protocolos necesarios para salvaguardar la salud y la vida de todos los que vivimos en Puerto Rico, al igual que todos aquellos que nos visitan. Entendemos pertinente señalar que, según el CDC, se ha vuelto a registrar un alza considerable en los casos de coronavirus (en Estados Unidos)”, afirmó Vázquez.

La nueva orden estipula que el uso de la mascarilla será compulsorio para todos los viajeros; que cualquier persona podrá viajar a Puerto Rico, pero deberá traer el resultado negativo de una prueba molecular de Covid-19 realizada 72 horas antes de llegar a la Isla. Si un viajero se realizó la prueba de coronavirus 72 horas antes de salir hacia Puerto Rico y arrojó positivo, no podrá venir.

Vázquez destacó que será obligatorio traer una declaración de viaje y que en caso de que un pasajero no se haya realizado la prueba requerida, tendrá que guardar una cuarentena obligatoria de 14 días y realizarse una prueba molecular. Añadió que si el resultado de la prueba molecular que el viajero se realice por su cuenta es negativo, podrá salir de la cuarentena, pero si es positivo, deberá continuar en aislamiento.

La mandataria precisó que las personas que no traigan un resultado negativo de Covid-19 podrán hacerse la prueba serológica en el aeropuerto, un proceso que está a cargo de la Guardia Nacional (GN).

Abundó que si el resultado de la prueba serológica que realice la GN es negativo, la persona comoquiera deberá guardar una cuarentena de 14 días. Si el resultado es positivo, el pasajero será sometido a una prueba molecular en el mismo aeropuerto.

Además, deberá completar un formulario de información para que el gobierno pueda monitorear su estado de salud a través del sistema SARA Alert. Mediante este mecanismo se emitirán diariamente mensajes de texto a los viajeros que incluirían preguntas sobre si ha desarrollado síntomas de coronavirus. De no responder, podrían ser procesados judicialmente y se iniciaría un seguimiento más riguroso.

En el caso del aeropuerto Muñoz Marín, el formulario estará disponible a través de la página web SJU Insider y en papel, y los viajeros colocarán su información básica y podrán anejar la evidencia del resultado negativo de la prueba de Covid-19, explicó la gobernadora.

Advirtió que toda persona que llegue a Puerto Rico será considerada con sospecha razonable de haber estado expuesta al Covid-19. Ante esta realidad, para el 15 de julio deberá estar disponible una aplicación -que se está trabajando con Aerostar (operadores del aeropuerto) y el DS- y que ayudará en la implementación de estas normas.

Se estima que entre 4,000 a 6,000 visitantes entran diariamente por el aeropuerto. Se cree que a finales de julio y principios de agosto, durante el pico de la época veraniega, ese volumen aumente a 9,000 pasajeros diarios, precisó la directora de la Compañía de Turismo, Carla Campos.

La primera ejecutiva insistió en el uso de mascarilla para controlar la pandemia y recordó que los brotes que se reportan en varios estados de Estados Unidos, como Texas y Florida, se deben a que no se les requirió a la población utilizarla de manera obligatoria.

Vázquez fue enfática en que tanto el viajero como las personas que los reciban en sus hogares, en casas de alquiler u hoteles, que no cumplan con la orden ejecutiva podrían ser procesados judicialmente e imponérseles multas de hasta $5,000, seis meses de prisión o ambas penas. Advirtió que los negocios que no exijan el uso de las mascarillas o tenga comensales a su alrededor sin las mismas podrían ser cerrados.