Sentencia

El proyecto de ley que tendría el efecto de permitir —de manera retroactiva— un nuevo juicio para los convictos en casos criminales que no hayan tenido un veredicto unánime no cuenta con el aval de la gobernadora Wanda Vázquez.

La mandataria pidió ayer “evaluar con mucho detenimiento” la medida impulsada por el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz.

“MI posición es que hago un llamado a que lo evalúen con mucho detenimiento. Como defensora que he sido toda mi vida de las víctimas del crimen, estoy en total desacuerdo con este proyecto. No voy a abonar a la revictimización, a la desesperanza de las víctimas. Creo que el (Tribunal) Supremo (federal) tomó una determinación que no tenemos que abordar. Los acusados tuvieron un juicio justo e imparcial”, afirmó la primera ejecutiva.

El Senado aprobó —por unanimidad y sin vistas públicas— un proyecto radicado por Rivera Schatz que busca aplicar con retroactividad una regla aprobada por el Tribunal Supremo de Estados Unidos en el caso Ramos v. Louisiana. El alto foro federal determinó que los veredictos en casos por jurado deben ser emitidos por unanimidad, como ocurre ahora en el Tribunal Federal.

El máximo foro judicial estadounidense decidió que esta norma se aplicará prospectivamente y también a los casos que no tuvieran una resolución final por estar en apelación, como es el caso de Pablo Casellas, quien resultó convicto por el asesinato de su esposa Carmen Paredes y ahora se le concederá un nuevo juicio.

Ante esta determinación del Supremo federal, Rivera Schatz presentó un proyecto para que esta regla se aplique en Puerto Rico de manera retroactiva. Es decir, que todos los convictos en juicios criminales mediante un veredicto no unánime, puedan solicitar un nuevo juicio. No se ha dicho cuántos reclusos cualificarían para este beneficio.

Tras la aprobación de la medida en el Senado, la Cámara realizó una vista pública, pero anteayer la presidenta de la comisión cameral de lo Jurídico, María Milagros Charbonier, decidió que seguirá estudiando la medida y que pedirá al presidente del cuerpo legislativo, Carlos “Johnny” Méndez, que convoque un caucus de la mayoría novoprogresista para que los legisladores tengan la oportunidad de expresarse sobre el proyecto.

En turno medidas controvertibles

Lo que sí ya llegó al escritorio de la gobernadora es el Código Civil, el cual tiene hasta el lunes para firmar o vetar. Ayer la mandataria no soltó prenda sobre cómo actuará con esta medida. Tampoco dijo qué hará con el nuevo Código Electoral, que no ha salido de la Cámara.

“No me voy a dejar llevar por presiones que no sea tener un código (Civil) que responda a las necesidades de los ciudadanos, que no se vulneren derechos adquiridos. Estamos dando la oportunidad de escuchar la opinión de otras personas para poder evaluarlo al momento de tomar una determinación”, indicó.

“Con relación al Código Electoral, es una pieza que no está en Fortaleza y creo que todavía está siendo considerada por la Cámara. En su momento vamos a ver ese proyecto final”, sostuvo Vázquez.