New Fortress

La Comisión de Recursos Naturales, Asuntos Ambientales y Reciclaje de la Cámara de Representantes de Puerto Rico se disponía hoy a realizar una vista ocular en las facilidades de la compañía New Fortress Energy, ubicadas en la zona portuaria en San Juan, pero no se les permitió la entrada.

Tras varias gestiones, una oficial en el área de la caseta refirió a los representantes a la página web de la compañía. “Si ustedes quieren más información, entren a la pagina de ellos”, se le escuchó decir.

La vista que realizaría la comisión cameral está atada a la Resolución de la Cámara 170, la cual ordena a la Comisión de Recursos Naturales, Asuntos Ambientales y Reciclaje de la Cámara a realizar una investigación sobre “todos los aspectos del proyecto otorgado a la empresa NF Energía, LLC, subsidiaria de New Fortress Energy, LLC, relacionado a la construcción y operación del terminal de importación y procesamiento de gas natural en los muelles A, B y C”.

“Estamos los compañeros de la Comisión de Recursos Naturales haciendo una vista ocular de las facilidades de New Fortress Energy, lo cual hasta el momento ha sido imposible (el acceso). Se le ha enviado cartas, se ha hecho varias gestiones y ha sido todo infructuoso. Estamos en la mañana de hoy aquí tratando de que nos dejen pasar y estamos esperando una contestación de alguien haya adentro”, dijo a EL VOCERO el presidente de la comisión cameral, Edgardo Feliciano Sánchez.

“De no permitírseles la entrada, ¿Qué acción tomará la comisión?”, preguntó este rotativo a Feliciano Sánchez. “Tenemos una vista señalada para el viernes donde entonces se citaron varias agencias que tienen que ver con la otorgación del permiso y el contrato con esta agencia y estamos entonces el viernes citándolos para que nos expliquen entonces -más allá de duda razonable- qué ha pasado con esto”, respondió el representante.

Para la vista pública del viernes están citados: la Autoridad de los Puertos, la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y la Oficina de Gerencia de Permisos (OGPe).

Destaca importancia

Por su parte, el representante del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Denis Márquez Lebrón, recalcó la importancia de la investigación, la cual considera es una histórica desde el punto de vista de la Legislatura. “Es la primera resolución de todos los partidos políticos en la Cámara y las gestiones que ha hecho la Comisión han sido muy importantes porque demuestran lo terrible que es este asunto”, dijo.

“La entidad que opera esto, nadie sabe dónde está. Es un fantasma y con todo el peligro que representa, lo menos que deberíamos conocer es que hubiese una persona, una oficina, alguien que le respondiera a la Asamblea Legislativa para responder preguntas y para coordinar la entrada a este lugar porque esto es un lugar que se paga con fondos públicos, que es del país, que es de la Autoridad de los Puertos y ellos lo tienen arrendado, pero la Asamblea Legislativa tiene todo el poder del mundo para entrar a este lugar y hacer una inspección ocular”, añadió.

En tanto, la representante del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Mariana Nogales, entiende que “es importante que aparezca esta compañía porque estamos hablando de transferencia de gas licuado, cerca de espacios que representan un peligro para la gente”.

“Por esa razón, la Asamblea Legislativa y la Comisión -bajo los reglamentos y la ley que le protege- está ejerciendo sus facultades, incluso constitucionales de investigar, para que el pueblo sepa qué es lo que está ocurriendo con esa compañía que está tanto en San Juan como en Ponce”, abundó Nogales.

Reacciona New Fortress Energy

Tras una petición formal realizada por EL VOCERO, la compañía reaccionó diciendo: “no tenemos conocimiento de ninguna solicitud a New Fortress Energy sobre una visita. Estamos disponibles para discutir tal solicitud en cualquier momento. Como muchas instalaciones operativas, tenemos protocolos para cualquier visita, razón por la cual las visitas generalmente se programan con anticipación”.

Reaccionan residentes

Por su parte, Lissie Avilés, quien reside en el municipio de Cataño, dijo que “aunque New Fortress Energy aquí (en San Juan) tiene su planta, realmente el impacto se va recibiendo desde el mar. La entrada de las embarcaciones -justamente que traen el gas- entran por el área de la Bahía, así que pasan por todo el frente de la zona de Cataño -entre Cataño y el Viejo San Juan-, va exponiendo a toda la comunidad del área de Vietnam, de la Puntilla, Sabana, hasta llegar acá”.

“Realmente, es un grave peligro. Nada más con que encalle una embarcación a la entrada de la boca de la bahía ya sabemos que es un peligro grande. El exponerse o cualquier peligro o cualquier situación o accidente que ocurra va a desencadenar grandes daños. Esto aparte de que ellos tampoco han sometido ningún tipo de evidencia de que hayan hecho las pruebas o el impacto ambiental que tienen. Esto sin hablar de la comunidad que está expensas de que haya una explosión o demás”, agregó Avilés.

Mientras, el pastor Carlos Negrón se mostró preocupado. “Tenemos feligreses -y además nuestra comunidad más amplia- que residen en esta zona, lo que sería una zona de impacto en caso de surgir un accidente. Así que estamos sumamente preocupados. Primero, el hecho de que a nosotros no se nos informó -siendo parte de esta comunidad- de un proyecto como este con un posible impacto y peligro”, abundó.

Finalmente, Sary N. Rosario, residente de Puerto Nuevo, dijo que “es bien difícil tu saber que hay una planta y una facilidad operando de gas natural metano sin los permisos de FERC (Comisión Federal Reguladora de Energía), sin permiso de ubicación. No hubo vistas públicas y mi casa está dentro del radio de impacto. Entonces, si ocurre algo, esto tendría un efecto multiplicador”.

“Estamos preocupados por la salud y seguridad. Yo antes de vivir en Puerto Nuevo no era asmática y desde que llegué a Puerto Nuevo soy asmática. Entonces, esta planta antes quemaba petróleo, ahora gas natural y dicen que el gas natural es mejor, pero la realidad es que este año pasado, que fue el que empezó a operar, yo he tenido hasta más eventos de asma. Tengo una condición hacen dos años que no se sabe lo que es. No estoy diciendo que sea de eso, pero que nuestra salud está afectada”, puntualizó la mujer, quien indicó que vive a una milla aproximadamente de las instalaciones.