Jenniffer Gonzalez

Luego de que el presidente Donald Trump firmara el pasado jueves una orden ejecutiva para asegurar que los medicamentos esenciales, suministros médicos y otros equipos relacionados se fabriquen en territorio de Estados Unidos, la comisionada residente Jenniffer González insistió en la gran oportunidad que tiene Puerto Rico para posicionarse en esa cadena de suministros ante la emergencia del Covid-19.

Según explicó, la dependencia que tiene Estados Unidos de países como China e India para obtener equipo médico y medicamentos esenciales es un asunto de seguridad nacional. Esto quedó evidenciado luego de suscitarse la escasez de algunos de estos componentes en medio de la pandemia del coronavirus.

González añadió que esta iniciativa —atada a una legislación que sometió hace varios días en el Congreso federal— ayudaría a las ‘distressed opportunity zones’ o zonas económicamente desfavorecidas a obtener incentivos contributivos para atraer la manufactura de productos médicos a la Isla.

Según explicó, el HR-7527 (MMEDS Act) identifica las ‘distressed zones’ como áreas con un nivel de pobreza sostenido de más del 35%. La comisionada agregó que bajo estos parámetros más del 75% de Puerto Rico se beneficiaría de dichos incentivos.

“Muchas de estas jurisdicciones no tienen la infraestructura de las farmacias para fabricar, ni tampoco cuentan con las universidades que tenemos aquí en la Isla para proyectos de innovación. No tienen tampoco infraestructura de agua ni de energía eléctrica”, expresó González.

A preguntas de EL VOCERO sobre cuáles otras jurisdicciones con ‘distressed zones’ pudiesen representar competencia directa para la Isla, la comisionada residente no pudo precisar una en específico.

De otra parte, González admitió que un problema grande que tiene el País es la vulnerabilidad del sistema energético.

“El sistema de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) no cuenta con un sistema robusto. Esto tiene que ser una prioridad para el gobierno en estos momentos”, indicó, al enumerar los miles de millones de dólares que ya han sido destinados a la corporación pública para comenzar las reparaciones del sistema eléctrico.

“¿Cómo es posible que sin llegar una ráfaga de viento de la tormenta Isaías colapsara el sistema eléctrico en la Isla? Una empresa que quiera venir a Puerto Rico no va a permitir que su línea de producción se vea afectada por la falta de energía eléctrica”, indicó González.

La comisionada residente reiteró la urgencia de los arreglos al sistema de la AEE y dijo que estaría vigilante a esos procesos.

No debe ser un asunto político

Asimismo, dijo que ahora es el momento para que el gobierno comience a identificar empresas para traerlas a la Isla.

Según mencionó, la legislación que sometió junto al senador federal Marco Rubio le permitirá a la Autoridad de Investigación y Desarrollo Avanzado Biomédico (Barda, por sus siglas en inglés) facilitar la innovación, investigación, desarrollo, aprobación y adquisición de productos de salud.

“Estos incentivos contributivos están atados a la creación de empleos, no se trata de un ‘tax haven’. Esto no deber ser un asunto político, esto es un asunto de empleos”, sostuvo.

La medida legislativa plantea que las empresas que se ubiquen en los 'distressed zones' se podrían beneficiar de 40% en créditos contributivos para salarios y beneficios marginales, 40% de depreciación y amortización de propiedad, y un 30% en compras de bienes y servicios de una zona económicamente desfavorecida. Si la empresa proviene del extranjero estos beneficios aumentarían

González urgió además al gobierno estatal, a desembolsar los miles de millones de dólares que ha recibido en fondos federales para echar a andar la economía local. Este año el gobierno central enfrenta un déficit en sus recaudos producto de los terremotos y la pandemia de Covid-19.