foto protesta energía nuclear

>Fernando Pereira/EL VOCERO

Portavoces de varias organizaciones ambientales calificaron como un “grave costo a la salud” la idea de implementar tecnología nuclear como una opción de cambio para el sistema energético del País durante una protesta efectuada hoy, en horas de la mañana, frente a La Fortaleza.

Las denuncias surgen en el marco de la visita del contralmirante Peter Brown -representante especial del presidente Donald Trump para la reconstrucción de Puerto Rico- quien en los pasados días validó como una alternativa el uso de energía nuclear para la diversificación del sistema eléctrico. Esto, junto a otras fuentes como: la quema de gas natural y la integración de fuentes renovables.

Según explicaron los portavoces de la manifestación, el delegado federal mantuvo reuniones con el gobierno estatal para apoyar el controversial acuerdo contractual al que llegó la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) con la compañía LUMA Energy.

“Cuando hablan de la última tecnología para trabajar con energía nuclear, siempre es segura y mejor que la anterior, hasta que llegan los problemas y ya es muy tarde”, explicó a EL VOCERO Rafael Bernabe, candidato a un escaño en el Senado por el partido Movimiento Victoria Ciudadana (MVC).

“En condiciones regulares una planta nuclear genera material radiactivo que es letal. Esos residuos se producen normalmente en este tipo de operación. Eso es sin contar que ocurra un accidente en la planta nuclear como se ha visto en distintas partes del mundo. En una isla pequeña, como lo es Puerto Rico, esto sería fatal”, indicó Bernabe.

El candidato del MVC recordó el accidente nuclear ocurrido en la central Fukushima I, en Japón, en en 2011. El desastre fue provocado por un terremoto de magnitud 9.0 que además generó un poderoso tsunami. “En Puerto Rico no se hace difícil pensar que pueda ocurrir un desastre natural como un terremoto o un huracán. Lo hemos visto últimamente”, dijo.

El contralmirante Brown mencionó a la prensa la semana pasada que la tecnología que podría ser implementada para trabajar con la energía nuclear en Puerto Rico, estaría compuesta de reactores pequeños y modulares. Esto, en contraste con las plantas nucleares de la década del 1970, que eran de gran tamaño.

“Ese proyecto donde hablan de reactores más pequeños no ha sido implementada en ningún lugar del mundo. Entonces quieren venir a experimentar en Puerto Rico con esto”, argumentó Bernabe.

A preguntas de este diario, el candidato del MVC admitió que aunque a corto plazo la quema de gas natural y utilizar energía nuclear pudiera parecer como costo efectivo en la factura eléctrica, sería una cortina de humo, ya que la salud del País se verá muy afectada.

“En Puerto Rico existe una conciencia ambiental muy grande. Esto se debe a las luchas que muchos ciudadanos llevaron a cabo durante las distintas etapas del desarrollo industrial, donde también el gobierno buscaba justificar los proyectos con la promesa de más dinero y empleos, sin mirar las repercusiones a la salud”, concluyó.

Sin salud no hay economía

De otra parte, Ángel González presidente del Comité de Salud Pública y Ambiental (CSPA) del Colegio de Médicos Cirujanos de Puerto Rico, insistió en que la operación de un proyecto nuclear en la Isla traerá repercusiones a la salud de las familias puertorriqueñas.

“Los proyectos de energía nuclear han sido muy cuidadosos a la hora de venderse. En el día a día se produce material radiactivo, no estamos hablando solamente de los accidentes. En las comunidades donde ubican estos proyectos, se ha comprobado que la radiación afecta las etapas del embarazo y aumenta la leucemia en los niños, entre otras muchas cosas”, precisó el internista.

El facultativo exhortó a la ciudadanía a no dejarse engañar con falsas promesas y recordó que “sin salud no hay economía. Lo que estamos viviendo actualmente con el Covid-19 es ejemplo de esto”.

Los manifestantes indicaron que la reconstrucción del sistema eléctrico en la Isla debe dirigirse hacia las fuentes renovables, en especial la energía solar. Añadieron que los precios de la tecnología solar han bajado a precios competitivos, destacaron su utilidad en las comunidades menos aventajadas y su seguridad al medio ambiente.

En el 1960 la Comisión de Energía Atómica de E.U. comenzó la construcción de una planta nuclear en el municipio de Rincón, que operó desde el 1962 hasta el 1968.