Henry Escalera

El comisionado de la Policía, Henry Escalera.

La masacre que cobró seis vidas al anochecer del pasado lunes en el residencial Ernesto Ramos Antonini, en Río Piedras, mantiene al Negociado de la Policía prácticamente paralizado, con la oficialidad a todos los niveles de reunión en reunión discutiendo planes, que aseguran son distintos a los que se manejan periódicamente.

El comisionado Henry Escalera Rivera participó ayer de una de las reuniones con los jefes de las 13 áreas policiacas, directores de los Cuerpos de Investigaciones Criminales (CIC) y otros altos oficiales.

“Hablamos de actividades e iniciativas para atajar la criminalidad”, dijo Escalera Rivera al concluir la reunión temprano en la tarde de ayer.

De acuerdo con el comisionado, se les dijo a los encargados de las áreas policiacas que no podían dejar pasar por alto señales de comportamiento criminal en los sectores de alta incidencia. “Se recalcó en eso”, sostuvo al señalar que hay sectores y residenciales públicos donde se pueden detectar cambios en las actividades que pueden resultar en enfrentamiento con delincuentes armados.

Negó que entre los planes policiacos, además del biombo encendido, esté uno para traer agentes de otros pueblos de la Isla a San Juan, una medida que se usa cuando hay actividades masivas como protestas y las Fiestas de la Calle San Sebastián. Tampoco se ha autorizado, pero se implementarán los turnos de 12 horas si hace falta.

La primera de las reuniones de alto nivel tras la quinta masacre del año fue convocada por la gobernadora Wanda Vázquez Garced y se efectuó el martes en La Fortaleza. Después hubo otra con los altos mandos de la Uniformada en el Cuartel General y ayer con la oficialidad de las 13 áreas policiacas y parte de la rama investigativa.

Los jefes de área tendrán mañana reuniones con sus subalternos para comunicar los planes de sus superiores. Estos llevarán las órdenes a los agentes, sargentos y tenientes, entre otros, asignados a la prevención y patrullaje.

Reacios a turnos de 12 horas

Los agentes, por su parte, mantienen activas comunicaciones en las redes sociales, en las que exhortan al mecanismo de ausentismo si se activan los turnos de 12 horas. Algunos se quejan de que con las nuevas pistolas calibre 9mm. o las viejas calibre .40 no tienen forma de enfrentar bandas de sicarios armados con fusiles militares como los usados en la masacre de Ramos Antonini.

De acuerdo con Escalera Rivera, los agentes siempre han tenido instrucciones de pedir refuerzos de encontrarse con una banda armada, como la que actuó el lunes en el mencionado residencial de Río Piedras.

De otra parte, el comisionado manifestó que el Departamento de la Vivienda está próximo a firmar un contrato con una empresa para restablecer el sistema de detección de disparos “shotspotter”, que dejó de funcionar hace un año. El programa se mantiene de fondos federales.

Los detectores estaban instalados en lugares próximos a residenciales públicos de alta incidencia criminal. Una vez se reactiven, la Policía volverá a utilizar alrededor de 15 patrullas que había adquirido Vivienda con fondos federales para aumentar el patrullaje en esas zonas.