Dinero

La gobernadora Wanda Vázquez defendió su postura en contra del acuerdo alcanzado por la Junta Federal de Control Fiscal con los bonistas, por entender que los pensionados podrían recibir un mejor trato. 

"En este en particular no coincidíamos (con la junta) porque nuestra posición es si los bonistas tuvieron una mejoría, yo quería una mejoría para los pensionados. Si no hay una mejoría para los pensionados yo no quería firmar el acuerdo", aceptó. 

Ante la oposición de la gobernadora Wanda Vázquez al acuerdo, la directora ejecutiva del ente fiscal, Natalie Jaresko, aseguró que “la junta no necesita la aprobación de la gobernadora por el momento” y que es lamentable que la mandataria “no vea el valor de lo que hemos alcanzado”. Acudirían a los tribunales para sostener el mismo. 

La primera mandataria sostuvo que según su conocimiento los bonistas estaban en la disposición de "mejorar a los pensionados". 

"Los bonistas...no tenían ningún inconveniente en mejorar a los pensionados. Si no se mejoran los pensionados, ese es mi compromiso, así que lo veremos más adelante y esa es una condición para que yo como gobernadora lo pueda aprobar", dijo a preguntas de la prensa. 

Sin embargo, dijo que a pesar de este desacuerdo, tiene una buena relación con la junta. 

"La relación con la junta es una relación muy buena como la hemos tenido siempre y hay unos asuntos donde no vamos a coincidir y otros que sí", sentenció Vázquez. 

El nuevo pacto cuenta con el aval del 45% de los acreedores y busca reducir la deuda de $35,000 millones en bonos de Obligaciones Generales (OG) y de la Administración de Edificios Públicos (AEP) a poco menos de $11,000 millones, lo que representa una reducción alrededor de $24,000 millones o un 70%. Además, disminuiría el servicio de la deuda en $5,000 millones adicionales y acortaría el periodo de repago a 20 años.

En cuanto al pacto alcanzado con el Comité Oficial de Retirados (COR) —que protegería a un 75% de los pensionados de posibles recortes a sus retiros—, Jaresko sostuvo que se mantiene igual. Este recortará el 8.5% de las pensiones de los retirados que devengan más de $1,200 al mes y restituye las aportaciones de los empleados gubernamentales al Sistema 2000.

Sobre la AEE

Sobre el acuerdo de reestructuración (RSA, por sus siglas en inglés) de la deuda de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), Vázquez indicó que "hay que renegociar, hay que verlo de una manera que sea favorable para el pueblo de Puerto Rico". 

"Nuestra posición es que ahora con todas las situaciones que han cambiado son consideraciones que tienen que ser tomadas", dijo al abordar el tema de la destrucción en Costa Sur y los temblores.  

La Legislatura se opuso a crear las leyes facilitadoras que se necesitan para aprobar el acuerdo y que representarían un aumento en la factura de los abonados, lo que ocasionó que la junta pidiera una posposición de una vista de discusión del acuerdo ante el Tribunal federal. 

En mayo de 2019 la AEE alcanzó un acuerdo con un grupo de bonistas para reducir $3,000 millones a la deuda de casi $9,000 millones de la corporación pública, en el periodo de una década.

Esta situación —de no implementarse el RSA— podría conllevar una tercera negociación con los bonistas o que estos lo encaminen sin la legislación necesaria y pendiente de aprobación.