Gobernador Pedro Pierluisi

El gobernador Pedro Pierluisi. >Josian E. Bruno Gómez/EL VOCERO

La paralización de la administración de la vacuna fabricada por Johnson & Johnson no tendría un efecto determinante en la Isla, por la limitada cantidad que se reciben, a juicio del gobernador Pedro Pierluisi.

En una intervención en el espacio Hoy Día Puerto Rico (Telemundo), el primer ejecutivo indicó que la recomendación de pausar la utilización de la vacuna de J&J —mientras se investigan varios casos de mujeres que han presentado problemas luego de recibirla—, “no trastoca nuestros planes significativamente”, pues Puerto Rico cuenta con más de 100,000 dosis semanales de las otras dos aprobadas por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA): Pfizer y Moderna.

“Tenemos más de 130,000 que llegan semanalmente a la Isla de Pfizer y Moderna, así que vamos a continuar con el plan de vacunar a todos lo que quieran vacunarse que tengan 16 años o más”, indicó Pierluisi.

Añadió que debido al alza en casos positivos y hospitalizaciones no descarta hacer más restricciones en una próxima orden ejecutiva, pero reiteró que “aquí lo importante es que el pueblo coopere, que los sectores que han dejado de usar las mascarillas, los que se sobreconfiaron, los que dejaron de mantener distanciamiento físico, se aglomeraron en algún momento en actividades sociales, cesen eso”.

Esta mañana se informó que los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) y la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) investigaban los casos de seis féminas que presentaron coágulos en sus torrentes sanguíneos.

Recientemente, J&J tuvo que descartar 15 millones de dosis de su vacuna contra el covid-19 tras enfrentar problemas de control de calidad con Emergent, una de sus compañías de manufactura.