AEE

El candidato a la gobernación por el Partido Nuevo Progresista (PNP), Pedro Pierluisi, recalcó hoy su postura sobre el contrato entre la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y el consorcio LUMA Energy, enfatizando las cuatro áreas donde tomará acción de ser necesario.

“Son cuatro áreas específicas en las cuales yo voy a tomar acción de ser necesario. Primero, impedir que LUMA pueda solicitar alzas tarifarias por costos administrativos... Yo quiero que el lenguaje esté más claro de lo que está, de que no pueden hacer eso”, sostuvo.

Recientemente, Pierluisi señaló que ha sido claro en que va a exigir que el contrato de administración de la transmisión y distribución del sistema eléctrico garantice: cero aumentos tarifarios por gastos administrativos de LUMA y que se respeten los derechos adquiridos de los empleados conforme a los convenios colectivos o contratos aplicables.

Además, pedirá que no se afecte la viabilidad financiera del sistema de pensiones de los empleados de la AEE y, de otra parte, que no haya conflictos de interés con contrataciones a subsidiarias de LUMA para que empresas locales participen de la reconstrucción del sistema eléctrico de la Isla.

Hoy, cuestionado por la prensa sobre el contrato de LUMA, Pierluisi fue enfático en señalar que exigirá que “se respeten los derechos adquiridos del personal de la Autoridad conforme a convenios colectivos, así como contratos aplicables. Es decir que, si va cualquier empleado de la Autoridad para LUMA, le tienen que dar el mismo salario y beneficio que tienen en la Autoridad actualmente”.

Destacó que si por alguna razón LUMA no contrata al empleado de la AEE o el trabajador no quiere laborar con dicho consorcio, pues entonces el gobierno tiene que ocuparse.

Además, planteó que LUMA tiene que honrar las pensiones a los empleados que deseen mantenerse en el sistema de pensiones de la AEE y que, si por alguna razón se está afectando la viabilidad del sistema de pensión de la corporación pública, entonces el gobierno deberá tomar las medidas que sean necesarias para que se mantenga su viabilidad.

“Ya ese sistema sufrió cambios. Los beneficios no son los mismos que eran anteriormente. Por último, y es bien importante, que no existan conflictos de intereses, que esto no esté estructurado de forma tal que LUMA a quien contrata son a sus propias afiliadas. No, que los contratistas locales también puedan participar y otros terceros en cualquier contratación que tenga que hacer LUMA”, precisó.

Sin embargo, Pierluisi indicó que estas objeciones se pueden tornar académicas en la medida en que, por ejemplo, LUMA no solicite alzas tarifarias, respete los derechos adquiridos, entre otros aspectos. “Es decir, no hay necesidad de cambio. Yo voy a estar fiscalizando este asunto y de ser necesario hago las enmiendas que sean necesarias en el contrato”, subrayó.