Rafael “Tatito” Hernández
El portavoz de la minoría popular en la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández. >Josian E. Bruno Gómez/EL VOCERO
 

El portavoz de la minoría del Partido Popular Democrático (PPD) en la Cámara de Representantes, Rafael “Tatito” Hernández emplazó al presidente de ese cuerpo, Carlos “Johnny” Méndez, para que revele los costos con los que opera su oficina legislativa y las de los miembros de su delegación ante los casos de corrupción descubiertos entre varios de los legisladores de la mayoría.

“Esta es la peor legislatura de la historia con recurrentes casos de empleados fantasmas, fraude, soborno y corrupción”, denunció Hernández a la vez que puntualizaba que cinco legisladores del Partido Nuevo Progresista (PNP) han debido abandonar sus escaños tras enfrentar cargos de corrupción.

De acuerdo con Hernández, “este esquema (de corrupción) comenzó desde el primer día de esta administración y la Cámara no ha hecho los ajustes para evitar esta situación”, y la respuesta del presidente ha dejado mucho que desear. El portavoz del PPD recordó que el propio Méndez admitió delante de un tribunal que “no podía demostrar porque no se verificaron los servicios pagados” por ese cuerpo en los casos de pagos excesivos a contratistas de los distintos legisladores de su delegación.

Hernández presentó voluntariamente un listado de los empleados y contratos que trabajan en su oficina legislativa y las respectivas compensaciones salariales que estos reciben.

De acuerdo con el legislador, en su oficina laboran 10 empleados, entre secretarias, ayudantes, abogados y asesores. De ese grupo de trabajadores, quien menor remuneración recibe son las secretarias ($2,000 mensuales). Por otro lado, la persona con el mayor salario recibe $4,600 mensuales y es su principal asesor legal.

Hernández señaló que el presupuesto mensual de su oficina es de unos $25,000, y recalcó que desde diciembre pasado no se renovaron varios contratos por limitaciones presupuestarias.

Hernández emplazó a Méndez a que, al igual que él, divulgue de manera voluntaria los costos operacionales de su oficina legislativa y le informe al pueblo claramente cómo es su gestión administrativa como presidente de la Cámara.