Mecanica, Talleres, Flota, Reserva del Ejercito de los Estados Unidos, Fuerte Buchanan

La Reserva del Ejército de los Estados Unidos en Puerto Rico, cuyas instalaciones están en el Fuerte Buchanan, ya tiene listos sus equipos para ofrecer asistencia en caso de una emergencia atmosférica. >Josian E. Bruno Gómez/EL VOCERO

La Reserva del Ejército de los Estados Unidos en Puerto Rico y la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) aseguraron a EL VOCERO que están listas para el reto que implica la nueva temporada de huracanes que inicia el lunes y cuyos pronósticos apuntan a la posibilidad de mayores eventos atmosféricos en la región.

Los preparativos incluyen protocolos diferentes esta vez para poder atender cualquier situación tomando en cuenta la existencia de la emergencia por el Covid-19.

A través de su portavoz, el teniente coronel Carlos Cuebas, la Reserva del Ejército informó que está preparada para la activación inmediata de suscitarse una emergencia ciclónica durante la presente pandemia.

“Nuestros soldados están preparados para poder operar en ambientes de alta contaminación y durante su entrenamiento deben aprender a utilizar máscaras que son mucho más complicadas en su uso que las requeridas para el Covid-19”, expresó Cuebas durante un recorrido en el Fuerte Buchanan.

Añadió que todo el trabajo que se realiza actualmente se lleva a cabo cumpliendo con las recomendaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Según explicó, en las instalaciones procuran mantener el distanciamiento social entre el personal y se obliga al uso de mascarillas. También mencionó que se le toma la temperatura a toda persona que entre a cualquiera de las áreas de la base.

Aprenden del huracán María

Luego del desastre que ocasionó el huracán María en la Isla en 2017, la Reserva del Ejército hizo ajustes para optimizar su desempeño en caso de surgir otra emergencia de similar magnitud. Eso incluyó adquirir más equipo, como 30 camiones de carga, sistemas de purificación de agua y 500 generadores eléctricos.

Cuebas informó que en un caso crítico —en el cual se requiera el personal militar para asistir al gobierno en el manejo de cadáveres— ya cuentan con 25 morgues móviles. De saturarse estas, indicó que podrán utilizar otros camiones para el manejo mortuorio.

“La vez pasada asistimos al Negociado de Ciencias Forenses (NCF) en el transporte de cadáveres de manera digna. También ayudábamos a preparar el área de trabajo del patólogo para agilizar el proceso y que el patólogo pudiera hacer la autopsia sin mayores atrasos”, detalló.

Por otra parte, el portavoz militar resaltó la creación de una infraestructura de comunicación móvil para enlazar de manera inmediata los 11 centros militares que operan alrededor de la Isla y una instalación ubicada en la isla de Saint Thomas.

Según explicó Cuebas, luego del desastre atmosférico ocurrido en 2017 las comunicaciones se cayeron y esto obligó a que la Reserva del Ejército implementara una red de comunicación interna para mantener al personal comunicado en todo momento.

“Esta infraestructura de comunicación nos ayudará no tan solo en el caso de un huracán, sino en cualquier emergencia para mantener una comunicación ininterrumpida”, detalló.

Agregó que los mecánicos de la Reserva han procurado mantener en óptimas condiciones la flota militar para transportar los suministros. En total cuentan con 100 camiones.

Sobre los contagios con Covid-19 en la Reserva en Puerto Rico, indicó que ahora mismo se mantienen bajo control.

Nuevo enfoque en FEMA

Por su parte la portavoz de Asuntos Públicos de FEMA, Delirys Aquino, expresó que han mantenido comunicación con el gobierno estatal para delinear el nuevo plan que será requerido ante el posible paso de un huracán en medio de la pandemia.

“Hemos discutido esta guía con el comisionado (José) Burgos, del Negociado Estatal para el Manejo de Emergencias, así como con otros colaboradores estatales y federales, que garantizarían ciertos aspectos de una operación de respuesta —como los planes de refugio y vivienda de emergencia— para incluir el distanciamiento social y otras medidas de protección personal debido a la pandemia por el Covid-19”, expresó Aquino.

“Hasta ahora, la guía ha sido bien recibida, ya que mejora nuestras capacidades para responder a cualquier evento en una postura segura y proactiva”, mencionó la funcionaria de FEMA.