senado
Aponte Dalmau (en la foto) confirmó que Tonos lo asistirá en su oficina como asesor en “el proceso legislativo”. >Archivo/EL VOCERO

 

El portavoz de la mayoría del Partido Popular Democrático (PPD) en el Senado, Javier Aponte Dalmau, tendrá como asesor legislativo al exrepresentante popular Fernando Tonos.

Tonos se convirtió en 1995 en el primer legislador en ir a la cárcel por cargos de corrupción. En ese entonces se declaró culpable por 343 cargos graves como parte de un esquema de empleados fantasmas en su oficina legislativa. Recibió, en ese momento, una sentencia de 17 años de prisión, de los que cumplió uno tras las rejas y el resto en probatoria, además de una restitución de $206,536.

Aponte Dalmau confirmó a este medio que Tonos lo asistirá en su oficina como asesor en “el proceso legislativo”.

“Sí, dentro de mi equipo está el exlegislador Fernando Tonos”, afirmó. 

“Él fue incluso convicto por un hecho muy lamentable. Pagó su pena hace muchos años y yo creo que las personas tienen el derecho a reincorporarse y a echar hacia adelante. El señor Fernando Tonos es una persona con vasta experiencia no solo en el área legislativa, sino que en el área académica y profesional. Creo que todavía tiene mucho que aportar”, abundó el senador.

Aponte Dalmau comentó que el contrato a tiempo completo no se ha finiquitado, pero que Tonos cobraría $6,000 mensuales. “Ahora mismo no ha recibido un salario, pero él ha estado trabajando y bastante”, dijo. 

“El pueblo sabe lo que doy”

En entrevista por separado, Tonos indicó a EL VOCERO que será el director ejecutivo de la oficina de Aponte Dalmau para atender comisiones, al público y temas relacionados con las funciones del senador como portavoz del PPD.

“El regreso mío al Capitolio después de 25 años de haber salido de aquí se debe primero a las circunstancias particulares de la relación que tengo con la familia Aponte de muchos años. He ayudado a Javier cuando fue legislador en la Cámara y nunca he recibido ningún tipo de beneficio económico. A la par me he dedicado a trabajar en mi oficina y todo es con la empresa privada”, señaló Tonos.

“He sido una persona que independientemente de la situación que he tenido en el pasado, el pueblo sabe lo que doy y lo que hago diariamente bajo la ley y el orden, buscando siempre los mejores intereses de la gente pobre, humilde y los que necesitan”, agregó.

“¿Qué tiene que decir por el estigma que se crea por la experiencia que usted vivió?”, preguntó este medio.

“De la experiencia del pasado yo me he crecido. El estigma es dependiendo de quién lo vea y desde el cristal con que lo mire. Yo respeto el pensamiento de cualquier persona sobre este particular. Ya hace 25 años de esa situación y después de eso he aprendido mucho”, respondió. 

“Fue bien injusto lo que se hizo conmigo, pero yo cumplí con mi deber y responsabilidad y hasta perder mi libertad. De ahí estriba que el hombre puede caerse no una, dos, tres, cuatro o cinco veces en la vida, pero lo más valioso no es las veces que se caiga, sino cuando se levante. Yo tuve un tropiezo, lo reconozco, aunque no acepto las situaciones como se plantearon y como fue. Tuve un tropiezo, pero según lo tuve me levanté y me levanté con esfuerzo, sacrificio y la frente en alto. No tengo nada de que arrepentirme por lo que he hecho en estos últimos 25 años”, puntualizó el exlegislador.

Dijo que ya comenzó a atender al público que llega a la oficina de Aponte Dalmau, aunque no ha sido contratado formalmente.

“Sería por contrato. De hecho, todavía no he acordado eso. Al día de hoy (ayer) no he firmado un contrato y no existe, pero existirá en su momento. Todavía no se sabía el presupuesto de la oficina”, sostuvo.

Tonos advirtió que no regresa al Capitolio por razones económicas, sino para asistir a poblaciones necesitadas. “Si ocurre y se forma un contrato, trabajaré como Dios manda. En este caso no es lo más importante. Lo demostraré como lo demostré cuando fui legislador aquí”, manifestó.

Periodista destacada en la Legislatura de Puerto Rico.