capitolio, senado, terapias de conversion, jose vargas vidot
Desde la izquierda, los senadores Rafael Bernabe, José Vargas Vidot y Ana Irma Rivera Lassén durante la vista.> Fotos: Josian E. Bruno Gómez / EL VOCERO

 

 
 

El senador independiente José Vargas Vidot reiteró que no existe ningún tipo de acuerdo con sectores conservadores para enmendar la medida legislativa que propone prohibir que profesionales de la salud mental realicen las llamadas terapias de conversión para modificar la identidad sexual de menores en Puerto Rico.

El Proyecto del Senado 184 ya pasó por dos vistas públicas de la Comisión de Iniciativas Comunitarias y Salud Mental y ahora se espera que ese comité presente el primer informe parcial de la medida. Todavía, sin embargo, no hay fecha para que la medida baje a votación ante el pleno del Senado. En las vistas, la participación de los senadores del Partido Popular Democrático (PPD) y del Partido Nuevo Progresista (PNP) fue limitada.

“No ha ocurrido ningún acuerdo ni existe mínimamente la intención de llegar a ningún acuerdo, que no sea el de mantenernos firmes en la defensa de la niñez. Segundo: las terapias de conversión no son terapias y por lo tanto deben ser prohibidas y cuidar a la niñez de que esas terapias no lleguen a ellos. Tercero: quedó perfectamente claro que las terapias de conversión se basan en su homofobia y en su prejuicio. Cuarto: la tortura no consiste ya en el medio sino en el fin y el fin es obligar a un niño a cambiar su identidad de género, que la mayoría de las veces esa idea subyace en la mente enferma de una persona homofóbica”, expresó Vargas Vidot.

Adelantó, sin embargo, que la medida podría enmendarse para que no caduque el delito y puedan presentarse querellas contra expertos en salud mental en las juntas examinadoras en cualquier momento. Además, expresó que contemplan incluir lenguaje para prohibir que los sexólogos incurran en esta práctica en el caso de menores.

No obstante, afirmó que todas las enmiendas serán consultadas con los senadores que pertenecen a la comisión senatorial.

A preguntas de EL VOCERO, indicó que el presidente del Senado, José Luis Dalmau, no le ha preguntado sobre el proyecto tras las vistas que se efectuaron hace dos semanas.

Apunta a falta de ética

“Descubrimos en las vistas que existe una red de profesionales de la salud licenciados que no tienen ninguna ética y que mantienen en el clandestinaje la posibilidad de ser una opción para quienes insisten en esas llamadas terapias. Lo segundo que descubrimos es que existen las terapias de conversión y que el requerimiento de que haya una lista de sitios donde dan las terapias es lo que se llama retórica en la política. Es una necedad pedir un catálogo de algo que está prohibido. En Puerto Rico no hay un catálogo sobre donde están los puntos de drogas ni un catálogo sobre dónde se hace la trata de niños y de niñas”, apuntó.

Vargas Vidot mencionó que luego de las vistas la Comisión de Iniciativas Comunitarias recibió memoriales de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Puerto Rico, el claustro de profesores de la UPR y de grupos de mujeres. También recibieron cartas a favor de la medida por parte del arzobispo de San Juan, Roberto González Nieves y de Rubén González Medina, obispo de Ponce.

“Se sigue recibiendo memoriales y la desautorización del Colegio de Médicos Cirujanos de que la pediatra que compareció en las vistas en contra de la medida estuviera representando el colegio”, sostuvo.

Periodista destacada en la Legislatura de Puerto Rico.